El astro

Otra tormenta perfecta barre La Rioja y lo arrasa todo a su paso

Santo Domingo de la Calzada se lleva la peor parte de una nueva tormenta con el granizo como protagonista

Si hace dos días el tormentón del año se lo llevó Fuenmayor, este jueves la mala racha ha golpeado fuerte en Santo Domingo de la Calzada y en muchas de las zonas de su comarca. Bañares, Zarratón, Rodezno, Ollauri, Urquía, Hervías, Cidamón, San Torcuato… Un temporal que ha llegado hasta las Siete Villas con Canales de la Sierra bañado por piedra.

El temporal de lluvia y granizo no es que haya pillado desprevenidos a los vecinos de estos municipios, que sí suspiraron el lunes, ya que desde la Aemet venían advirtiendo de diversos avisos por tormentas para estas jornadas. Pero lo cierto es que el cielo se ha cebado con la capital calceatense dejando a su paso un río de agua y hielo por numerosas calles del centro que han quedado desbordadas en cuestión de minutos.

Un manto blanco ha teñido de blanco el municipio con piedras de hasta cuatro centímetros de grosor que han dejado estupefactos a los vecinos que, a cobijo, observaban cómo la tormenta se llevaba todo por delante. El Parador de Santo Domingo, ubicado frente a la Catedral en la Plaza del Santo, también ha sido ‘bombardeado’ por el granizo que ha golpeado fuerte en los techos del emblemático edificio, así como el polideportivo municipal, que se ha vuelto a inundar al igual que el lunes, el albergue de la Cofradía del Santo y la Escuela de Música.

Aunque los primeros vistazos y balances se han hecho en los núcleos urbanos, con árboles deshojados y terrazas cubiertas de granizo, queda por visitar el agro riojano para comprobar cómo se ha quedado tras el paso de este temporal que ha aterrizado con mucha furia sobre la comarca de Santo Domingo de la Calzada en unas fechas en las que toca recoger el guisante, seguido de la cebada y la colza.

Desde el consistorio calceatense, el teniente alcalde Raúl Riaño no tiene palabras para describir lo ocurrido: «Estamos de agua hasta el cuello. Y la piedra que ha caído en diez minutos ha sido increíble. Ahora no dejamos de mirar al cielo porque hay una tormenta eléctrica brutal y no sabemos si va a volver a descargar».

Con varias calles cortadas, como la calle Calvario o la carretera de Gallinero que son auténticas balsas, y comercios y garajes inundados, en estos momentos el consistorio está esperando una primera valoración de daños por parte de los técnicos. Una vez peritados los daños, la corporación municipal decidirá si solicita al Gobierno la declaración de «zona catastrófica». Pero el mayor problema, según Riaño, es que el granizo «ha cegado los desagües del pueblo y no han dado abasto. Los sumideros están taponados y no pueden recoger tanta agua».

Carreteras afectadas

Fuera de los municipios, las carreteras no han llevado mejor suerte que, a consecuencia de los efectos de la lluvia, el granizo y la acumulación de agua, se han producido desbordamientos de ríos y arroyos. Primero han sido las nuevas balsas formadas en la N-232 a su paso por Cenicero y Briones. En concreto, la LR-314 entre Briones y Hormilla ha quedado cortada en torno a las ocho de la tarde.

LR-314, en Briones.

La Autovía del Camino, por su parte, ha quedado completamente cubierta de blanco obligando a los vehículos que circulaban por la A-12 a detener su marcha ante la presencia de granizo sobre la calzada. También la regional LR-313 a su paso por Ollauri ha quedado cortada al tráfico tras el desbordamiento del río Zamaca, que ha dejado la calzada intransitable por la presencia de agua y barro.

Los problemas para circular por las carreteras riojanas han llegado hasta la LR-124, entre Ábalos y San Asensio, debido también a una enorme balsa de agua formada tras las lluvias. Además, la LR-113 también permanece cortada desde la Venta de Goyo hasta Villavelayo por desprendimientos de rocas y acumulación de agua sobre la calzada, por lo que se recomienda precaución a los conductores en estas zonas afectadas.

LR-124, en Ábalos.

Patrullas del Servicio de Intervención Rápida (SIR) de la Guardia Civil han acudido al camping de Navarrete alrededor de las 23 horas, junto a bomberos del CEIS Rioja (puesto de Nájera) y Protección Civil para desalojar a unas treinta personas que estaban en el lugar.

Subir