Gastronomía

Rossana Buffet, más recetas y un mostrador ‘caliente’ pionero en Logroño

Pilar Nalda, gerente de Rossana Buffet.

Un proyecto muy estudiado, hecho con cabeza y pensando mucho en la gente. Así define Pilar Nalda el ‘nuevo’ espacio que estrena en la calle Huesca. Anteriormente conocido como CookInShop, una renovada forma de comida para llevar aterriza en la ciudad. «Debido a la situación del COVID la forma de vivir, comprar, consumir y enfrentarse a este tipo de servicio ha cambiado por completo y era el momento de renovarse o morir. Quien no arriesga no gana y hemos apostado por ello».

Rossana Buffet guarda la esencia del anterior establecimiento. «Nos hemos quedado con nuestro menú de temporada, nuestro lineal de frío y hemos ampliado con uno de caliente. Un buffet con platos variados con mucha verdura y pescado y por supuesto la carne». Tomate relleno de arroz al pesto con nueces, rollitos de pasta brick con pollo y verduras, patatas rellenas de salmón, queso y verduras, salteado de salmón con verduras y cuscus o tiras de ternera con hortalizas son algunas de los nuevos platos que el cliente podrá degustar «en su casa y calentito».

El menú de temporada se mantiene en los 6 euros y «hemos hecho una selección de los diez primeros y diez segundos que más ha demandado la gente durante estos tres años». Curiosamente, las compras dependen mucho de la franja horaria en la que se hagan. «A primera hora viene gente mayor buscando sobre todo mucho pescado, a media mañana la mujer que no está en activo y busca los platos más tradicionales como los de cuchara y hacia el medio día triunfan los macarrones con tomate y chorizo».

Pilar controla a la perfección a la clientela después de tanto tiempo tras el mostrador y diferencia entre los que les gusta comer y la buena gastronomía pero no cocinan; las personas mayores, «muchos viudos que no se hacen la comida en casa»; o el cliente que sale de vermú, «se le alarga la jornada y no le apetece cocinar cuando llega». Además, muchos trabajadores de oficinas que salen para coger la comida y volver a su puesto de trabajo para comer. «Para estos que antes se llevaban las raciones y se las calentaban en el microondas, el nuevo buffet viene muy bien porque se llevan la comida completamente caliente y para comer».

La cocina tanto de CookInShop como ahora de Rossana Buffet se caracteriza por ser totalmente casera y artesanal pero «hemos dado un paso al frente y, además de las recetas tradicionales con las que seguimos contando, hemos arriesgado con platos más modernos y elaborados». Y todo gracias a los dos años en los que Pilar se ha formado en técnicas de cocción y gestión de cocina. «A base de formación y empeño he conseguido desarrollar mis propias recetas saludables y muy sabrosas para todos los gustos».

Todo el que pase por el local hará una parada, eso seguro. No solo por la ‘buena pinta’ de su escaparate, sino por la decoración. «Queríamos hacer algo diferente y hemos apostado sobre todo por la luz. La idea es captar a más clientela joven que es la que nos gusta y con los que más puede funcionar la nueva cocina, sin olvidarnos por supuesto de nuestros mayores, para los que sabemos por la experiencia que este servicio les ayuda mucho». Y todo bajo la premisa de que la relación calidad-precio «no se vaya. En el buffet hay mucha variedad y los precios van desde los 3 a los 8 euros».

Pilar confiesa que con este nuevo proyecto «necesitaba expresar todos los conocimientos adquiridos y ofrecer una comida diferente que no se encuentra hoy en día en Logroño en este formato de ‘take away’. La sensación que queremos transmitir es que entres en Rossana Buffet y te sientas como en el restaurante de un hotel de 5 estrellas».

Subir