El Rioja

Eduardo Pérez: «Nuestro objetivo es pelear por la rentabilidad del viticultor»

Eduardo Pérez, presidente de ARAG-ASAJA

Quedan escasos días para que concluya el proceso electoral que ha llevado a las organizaciones profesionales agrarias de La Rioja a lanzar al campo todas sus armas de campaña y apelar al voto de los viticultores tras la representación en el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja. El próximo 30 de abril se cierran las puertas y desde ARAG-ASAJA contabilizan ya algo más del 70 por ciento de las acreditaciones entregadas. Su presidente, Eduardo Pérez, hace una valoración «positiva» al respecto.

– ¿Cómo se ha desarrollado esta atípica campaña?

– La gente está contenta y animada, aunque nos hubiera gustado poder realizar una campaña en otras circunstancias porque los últimos repuntes de contagios también están frenando un poco la participación en algunos de los actos organizados, que poco tienen que ver con los eventos de años anteriores. Así que hemos reducido las actividades que durante marzo y principios de abril realizamos con pequeños grupos de agricultores debatiendo las diferentes propuestas y haciendo balance de estos últimos años.

– ¿Cuál ha sido la forma más directa de lanzar los mensajes y llegar a los votantes?

– Esta vez han primado las llamadas telefónicas, pero a nivel general la mejor vía ha sido la difusión a través de WhatsApp porque cada vez la gente se está digitalizando más y es una herramienta muy importante para nosotros.

– Teniendo en cuenta que ASAJA es la organización con mayor número de apoyos, ¿cómo se espera que se materialice esa representatividad en el Consejo Regulador?

– En estas últimas cuatro acreditaciones ASAJA siempre ha ido creciendo en votos. Siempre pensamos en crecer y, aunque cada vez nos resulta más difícil porque igual nos vamos acercando a nuestro techo, somos ambiciosos y cada vez tenemos más incorporaciones en la asociación. Por ello, estamos seguros de que creceremos en esa representatividad, porque somos fuertes y queremos seguir tomando acuerdos que vayan siempre en beneficio del viticultor.

– Uno de los lemas que la organización ha defendido en esta campaña es la capacidad de representar a un sector muy diverso.

– Dentro de Rioja hay muchos modelos de viticultura y de enfoque de negocio y en ASAJA, que es la mayor organización que está representada por toda la zona de la Denominación, tenemos gente de todo tipo de perfiles de trabajo. Viticultores de pueblo, con pequeñas explotaciones que superan los 50 años de antigüedad, o grandes viticultores que crecen año a año. Desde el norte de la DO hasta el sur tenemos muchísima diversidad.

– ¿Cuáles van a ser esas primeras líneas de actuación que va a seguir ASAJA?

– Nuestro principal objetivo es el pelear por la mejor rentabilidad de nuestros viticultores. El mayor problema que tiene Rioja ahora mismo es la incertidumbre, porque no sabemos cuándo vamos a estar todos vacunados. Hasta ahora el viticultor estaba haciendo bien las cosas y tenía una buena rentabilidad, pero desgraciadamente por un factor externo se ha plasmado la incertidumbre y el problema de la caída de ventas.

– De cara a la próxima cosecha, ¿cree que se repetirán los temores que protagonizaron la vendimia de 2020 en cuanto a precios se refiere?

– Como ya hemos visto, de un día para otro puede cambiar la película y cuando piensas que igual vas por buen camino, de repente te lo tuercen. Pero nosotros seguimos luchando por proteger la viabilidad de las explotaciones porque no puede ser que las caídas de ventas de vino de este año asciendan a un 8,4 por ciento en volumen y a un 10,5 en valor mientras que el precio de la uva ha caído un 30 por ciento.

– Las últimas semanas, además, han puesto a temblar al sector vitivinícola ante las heladas, más notables en unas zonas que en otras, y que han inundando de hogueras nocturnas los viñedos. ¿Qué balance hace de estos fenómenos meteorológicos?

– Cada vez el tiempo es más drástico y tras las temperaturas bajo cero que se han prolongado durante varias jornadas, pequeñas zonas de la Ribera del Ebro como San Vicente de la Sonsierra, Labastida u Hormilla se han visto afectadas localmente, aunque sin ninguna catástrofe fuerte. Eso sí, ya estamos apreciando movimientos en los partes a las aseguradoras y nosotros podremos llevar registrados algo más de dos millares.

– Tras la reducción de casi el 4 por ciento del presupuesto de las ayudas del PASVE para este año y la necesidad imperiosa de revitalizar el sector, ¿cree que se avecina un periodo convulso para los próximos años?

– Ya he comentado que la actual crisis no se trata de un problema estructural de Rioja, sino algo que ha venido de fuera y ha dañado su ventas. Afortunadamente, el sector de Rioja es muy maduro, con un gran potencial y está equilibrado, por lo que el futuro que le viene es bueno. Solo hace falta que avance el proceso de vacunación, porque las continuas restricciones y nuevas normas solo incrementan la incertidumbre de la ciudadanía.

Subir