La Rioja

Clientes y amigos se movilizan para evitar el cierre del bar El Dorado

«El Dorado es algo más que un bar, porque a lo largo de los años hemos descubierto que ese es el lugar donde queremos estar, acabar y a veces empezar el día allí, y dejar que sea una segunda casa para todos, llenándonos la vida de música, de cerveza, de amigos, de amores, de desamores, de conciertos, exposiciones…».

Así comienza el emotivo vídeo con el que amigos y clientes de un histórico de la capital riojana han querido homenajear su trayectoria durante casi treinta años en el centro de Logroño. «El Dorado es algo más que un bar, porque cuando menos te lo esperas, va y te da una clase de solidaridad en una de esas campañas para quienes más lo necesitan», continúa. Y justo un gesto de solidaridad es lo que protagonizan las personas que participan en este vídeo.

A través de una campaña de crowfunding, con la que ya han recaudado cerca de 11.000 euros, usan todos los cartuchos posibles para frenar el cierre al que el negocio se ve abocado ante las actuales restricciones sanitarias. La iniciativa ‘El Dorado es más que un bar’ se presenta con ese espíritu de evitar que la hostelería se hunda como consecuencia de la pandemia del COVID-19.

«Alberto Martín, el propietario de El Dorado y su hermano Juan, se resistían a poner en marcha esta campaña, les costaba pedir ayuda en estos tiempos tan difíciles para tanta gente, pero ante la crudeza de la situación y nuestra insistencia, han decido dar un paso al frente y lanzarla», relatan los precursores de la iniciativa.

«No importa si la aportación es grande o pequeña, porque todo suma y la situación es crítica. Quizá sea el momento de devolver un poco de lo que tanto ha dado a los demás», añaden. Además, para fomentar esa solidaridad ciudadana con el establecimiento, se han puesto a la venta tazas, camisetas, mochilas y tote bags. Todos las donaciones recibirán un cuaderno de poemas de Ediciones del 4 de agosto (hasta fin de existencias).

«Agradecemos de corazón el apoyo a esta iniciativa, que ojalá no hubiera sido necesaria, pero en estos momentos es vital para que El Dorado continúe abierto y John Wayne siga observándonos con su media sonrisa y su cerveza en la mano».

Subir