Crisis del Coronavirus

La Rioja ha duplicado sus contagios totales por COVID en solo tres meses

Hace casi un año que todas las alarmas se encendieron ante la amenaza de un nuevo virus que pondría en jaque a los sistemas sanitarios de todo el mundo por su altísima contagiosidad. En un suspiro, la amenaza saltó de China al resto del planeta y, desde entonces, nuestras vidas han cambiado por completo en un plazo de doce meses.

Tal vez debido a nuestra capacidad innata de resiliencia, el miedo que nos sacudió en la primavera de 2020 haya dado paso (en el mejor de los casos) al respeto a una enfermedad que se ha cobrado la vida de más de 600 riojanos desde el pasado mes de marzo. En cambio, el virus no ha dado muestras de desfallecimiento, sino de todo lo contrario.

Así lo constatan los datos, siempre tozudos, que revelan un aspecto escalofriante sobre el avance de la pandemia en La Rioja: los contagios se han duplicado en tan solo tres meses. A pesar de tratarse del periodo de tiempo en que se ha tomado el mayor número de medidas y las más severas desde el confinamiento de marzo de 2020, la región superó el 22 de octubre los once mil positivos acumulados y este miércoles ha rebasado la barrera de los 22.000 positivos.

Dicho de otro modo, si en los nueve primeros meses de la pandemia la media de contagios notificados era de 47,5 positivos al día, en el último trimestre casi se ha triplicado, hasta alcanzar una media de 125 positivos al día. Y otro dato, cuando menos, preocupante: en este último trimestre se han registrado más muertes por día a causa del COVID-19 (1,92 de media) que en los seis meses anteriores (1,88 muertos al día).

¿Influye en este ‘acelerón’ de la crisis la irrupción de cepas del virus más contagiosas que la original? La consejera de Salud no ha podido confirmarlo este miércoles, pero ni mucho menos lo ha descartado. «No tenemos constancia de la existencia de otra cepa diferente en La Rioja, pero eso no significa que no la estemos buscando. De hecho, es muy probable que el alto índice de infectividad se pueda explicar por otra cepa más contagiosa», ha indicado Sara Alba.

Cabe recordar que en los primeros meses de la pandemia la capacidad de detección de positivos del Servicio Riojano de Salud era, cuando menos, limitado. El sistema apenas contaba con reactivos y los expertos coinciden en que el número real de contagios durante la primavera tuvo que ser mucho mayor en la comunidad. En cambio, desde el comienzo de la crisis La Rioja ha destacado por ser una de las regiones con mayor cobertura de pruebas PCR entre sus habitantes y ya llegó al verano con una notable capacidad de respuesta frente a los contagios y su trazabilidad.

El director general de Salud Pública, Pello Latasa, ha aportado un dato que no admite discusión sobre el repunte exponencial de la pandemia en la comunidad. La Rioja ha superado ya el número de hospitalizaciones registradas durante la segunda ola y las proyecciones estadísticas advierten de que, a menos que la tendencia cambie radicalmente, la región corre el riesgo de igualar los registros de presión asistencial de la primera ola.

Subir