Crisis del Coronavirus

Un bilbaíno, menos palitos por la nariz y seguir cumpliendo, las frases de la primera vacuna en La Rioja

«Momento histórico», «el principio del fin», «erradicar la pandemia»… son muchas las frases del día de hoy. El 27 de diciembre de 2020 quedará marcado en la historia de España como el día en el que llegó la vacuna y se repartió de forma homogénea por todo el país. Granada, Elorrio, Guadalajara, Pamplona, Hospitalet… Araceli ha sido la primera española en recibir el pinchazo, pero han sido mucho más los primeros. Aquí en La Rioja, Javier y Juli han sido los primeros riojanos en recibir las primeras dosis en la residencia Madre de Dios de Haro.

Un medio-riojano, nacido en Bilbao

Javier Martín estaba emocionado. En la comida de este sábado le dijeron que sería el primero en vacunarse, pero no las tenía todas consigo hasta que no vio a los medios grabando el momento histórico. «Yo soy de Bilbao pero estoy aquí con mi hija, en Ollauri», explicaba mientras repetía que iba a ser «historia de La Rioja». Y tanto. No era para menos. Su mayor ilusión, ver a su nieto de nueve meses, «que verlo por la valla es ‘la hostia’… aunque con este frío… habrá que esperar a que haga mejor tiempo». Haciendo planes de futuro, quién lo iba a decir hace unos pocos meses. Mientras les explicaba a los medios su desayuno de hoy: «Dos magdalenas y dos onzas de chocolate, nosotros que podemos».

«Nos libraremos del palito en la nariz»

Julia Rioja era la segunda en vacunarse. La cocinera de la residencia de Haro sentía como un privilegio ser una de las primeras vacunadas. «Que nos libre ya del palito en la nariz», decía, haciendo referencia a los test PCR que se están haciendo de forma continuada en las residencias. Era clara a la hora de animar a todos los riojanos. Hay que vacunarse. «Para erradicar esto de una puñetera vez».

«Que puedan volver a abrazarse con sus familiares»

Patricia Revuelta es la directora de la residencia Madre de Dios de Haro. «Significa muchísimo, es un privilegio, nos sentimos muy afortunados de ser los primeros, los elegidos. Estamos muy orgullosos de lo que está pasando hoy, a ver si de una vez erradicamos esta enfermedad que tanto daño nos está haciendo a todos. A ver si podemos hacer una vida normal y que nuestros residentes puedan volver a abrazar a sus familiares».

Ella no considera que las residencias que hayan tenido casos lo hayan hecho «peor», pero saca pecho de su equipo. «Hemos sido muy responsables tanto dentro como fuera de la residencia, se han extremado las precauciones y por eso no hemos tenido casos en esta casa. Estamos llenos de esperanza después del día de hoy para seguir haciendo las cosas igual de bien».

«Hay que seguir teniendo paciencia y cumpliendo las normas»

Ruth Cotero, enfermera de Atención Primaria de Rioja Salud, ha sido una de las primeras sanitarias encargadas de administrar la vacuna en la residencia de Haro. La sanitaria riojana deseaba que «la vacuna sea la solución para volver a la normalidad». Reconocía estar deseando poder vacunarse para «proteger a las personas que cuidamos y a nuestras familias que también han sufrido mucho con la situación», reconociendo que los sanitarios están «cansados» porque «ha sido una situación de mucho estrés que nos ha quitado mucho tiempo de nuestra propias familias también».

Aún así, recalcaba que «hay que seguir manteniendo las medidas de protección y tener paciencia hasta que todos lleguemos a esa ansiada normalidad». Una normalidad que con el paso importante de hoy ya se ve un poquito más cerca.

Subir