Crisis del Coronavirus

El primer día de confinamiento en La Rioja Baja, en imágenes

Hasta el jueves de la próxima semana (o de la siguiente, si la evolución epidemiológica no es favorable), uno de cada siete habitantes de La Rioja no puede salir de su casa si no es para realizar una gestión imprescindible.

Desde la pasada medianoche, Calahorra, Arnedo y Rinón de Soto afrontan su primera jornada de confinamiento para tratar de que el coronavirus retroceda sobre sus pasos. Desde la primera luz del alba, los accesos a estas tres localidades (en las que viven en torno a 43.000 vecinos) permanecen cortados por controles de la Guardia Civil, que vela por el cumplimiento de su aislamiento.

Durante los próximos días, esta es una estampa a la que deben acostumbrarse los calagurritanos, arnedanos y rinconeros. Forma parte de su nueva normalidad, con la única certeza de que cuanto mayor sea la responsabilidad colectiva, más breve será su periodo de aislamiento.

Subir