El Rioja

Rioja estima en diez días el adelanto de la vendimia

En un 2020 marcado por la pandemia, la excepcionalidad se extiende también a la vid, con una época de vendimia adelantada. Así lo ha explicado en el programa ‘Hoy por hoy’ de  Cadena SER José Luis Lapuente, director general del Consejo Regulador de la Denominación de Origen de La Rioja.

«Posiblemente tendremos que esperar en torno a dos semanas para empezar a recoger las variedades más tempranas. En La Rioja no ha faltado lluvia, quizá ha habido una media de doscientos litros más que el año pasado», ha contextualizado. Así, Lapuente estima un adelanto de diez días respecto a la fecha acostumbrada de recogida, a comienzos de septiembre.

El director del consejo regulador ha definido esta próxima vendimia como «una cosecha que no se puede extraer de la preocupación del sector, sobre todo por tener una vendimia segura y preservar la salud de trabajadores y temporeros». Además, ha querido arrojar un mensaje de esperanza para los vinicultores y trabajadores en el área de enoturismo de la comunidad: «Creo que los riojanos miramos hacia delante, queremos ser positivos, no echamos un paso atrás y afrontaremos esto con las espaldas anchas y con una capacidad de sufrimiento que ya hemos demostrado en otras situaciones».

Si bien la hostelería ha sufrido un obvio y duro golpe por la COVID-19, Lapuente ha afirmado en el programa que en el primer semestre de este 2020 las ventas de vino rioja «se han visto incrementadas en un ocho por ciento», aunque durante el periodo de confinamiento «su consumo se redujo en torno a un doce por ciento».

Así, en este periodo incierto la Denominación de Origen se fija nuevos horizontes como potenciar la venta online y buscar la complicidad del consumidor. «Hemos animado, dentro de la responsabilidad social, a que la gente disfrutara con un Rioja de esos momentos de sosiego y promovimos un sorteo de 15.000 visitas a nuestra región».

Además, ha indicado que «el vino es un pretexto para que, con moderación, desarrollemos la habilidad social. Particularmente en La Rioja somos de estar en la calle e interrelacionarnos, con lo cual las restricciones que se puedan imponer, necesarias y entendibles, evidentemente afectan al consumo del vino; además el propio contexto económico también tiene su impacto», ha señalado respecto a los rebrotes generados durante las actividades de ocio y la restauración.

«Pienso que, afortunadamente, la propuesta enoturística es tan diversa que permite muchas actividades al aire libre, donde el consumidor se siente más seguro. Creo que hemos sabido entender muy bien la necesidad de protocolos y de medidas dentro de las bodegas: limitación de grupos, reducción de aforos… con lo cual, el consumidor que viene a la región se siente seguro, bien acogido y casi un riojano en nuestra tierra».

Lapuente ha recordado lo importante que es extremar la precaución a los visitantes de las bodegas riojanas. «El hecho de que estemos en un ambiente relajado no quiere decir que se haga lo mismo con las medidas de seguridad. Nonos podemos olvidar de la mascarilla. Se puede combinar las dos cosas y aprovecharnos de la gran diversidad de propuestas que ofrece la región».

Subir