Crisis del Coronavirus

Indisciplina nocturna: jóvenes sin miedo, mascarillas ni distancia social

«Qué rápido se nos pasa el miedo»; «Si seguimos así, dentro de un mes, confinados otra vez»; «Mira cómo están ya en Cataluña… aquí la cosa está tranquila, pero de la noche a la mañana empieza el brote»; «El Gobierno de La Rioja ya ha obligado el uso de mascarillas… por algo será»; «Más vale prevenir que curar». Todas estas frases y cientos más en la misma línea están en boca de la mayoría de riojanos hoy en día.

El COVID-19 se presentó sin llamar y nos cambió la vida en menos de 24 horas. Los contagios se multiplicaban por momentos, los fallecidos aumentaban sin cesar, el confinamiento llegó y pensamos que sería «cuestión de días», pero esos días se convirtieron en meses. La concienciación surtió efecto. El miedo nos paralizaba y había que hacer todo lo que estuviera en nuestras manos para salir de «esta». Así hasta que, poco a poco, y afortunadamente, empezaron a llegar las Fases y la desescalada. Y por fin, la nueva normalidad. Pero por algo se llama ‘nueva’. El volver a salir a la calle no significa que la vida sea como la que era hace cuatro meses.

Y eso parece cuando, un sábado por la noche, la zona de ocio nocturno de Logroño congrega a cientos de jóvenes que, durante la madrugada, parecen haber olvidado eso que tanto se lleva ahora… el distanciamiento social y las mascarillas. Aspectos que no se han convertido en moda porque sí, sino porque un «bichito» ha hecho de las suyas dejando, concretamente en La Rioja, 4.081 positivo y 366 fallecidos. Aquí se demuestra que la indisciplina sigue a la orden del día, o de la noche.

Desde algunos de los establecimientos de la ciudad, por ejemplo la discoteca Macao, piden a sus clientes responsabilidad y prudencia a través de sus redes sociales. «La calle es muy grande, no os aglomeréis. Seamos responsables de lo que hacemos. Por nuestro propio bienestar y el de los demás».

Los expertos ya han alertado sobre el peligro de las reuniones sociales sin medidas de precaución y seguridad y advierten que «si nos relajamos ahora, el otoño va a ser muy complicado«. Tras los rebrotes que se están dando en varias zonas del país, especialmente en Cataluña, donde ya se han confinado de nuevo varios municipios, las alarmas suenan más que nunca y el debate sobre el uso total de la mascarilla queda encima de la mesa. De momento, varias comunidades, entre ellas La Rioja, ya ha decretado el uso obligatorio de las mismas.

Subir