Crisis del Coronavirus

Prohibida la relajación: «Si no evitamos los rebrotes, el otoño será muy complicado»

Han sido meses difíciles. Nadie esperaba encontrarse de frente con una crisis sanitaria como la provocada por el COVID-19. Días que se hacían eternos «encerrados» entre las cuatro paredes de casa; miedo a lo desconocido; impaciencia y frustración.

Poco a poco y con el buen hacer de todos los ciudadanos que entendimos la importancia de quedarse en casa, el virus fue perdiendo fuelle y, fase tras fase, llegó la esperada desescalada y nueva normalidad. Con ello se volvió a las reuniones sociales, y más con la entrada del verano, pero también están llegando los nuevos rebrotes. «Está claro que hay que intentar hacer la vida lo más normal posible, pero tomando siempre las precauciones recomendadas para evitar que volvamos a otra crisis como la vivida desde marzo», ha explicado en declaraciones a Radio Rioja Pablo Barreiro, médico especialista en Enfermedades Infecciosas, Medicina Tropical y del Viajero en el Hospital Universitario La Paz de Madrid. Además, es co-director del Máster de Bioética de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

Barreiro recalca que no «debemos relajarnos. Tenemos que continuar con las recomendaciones del distanciamiento físico, la higiene frecuente de manos y las mascarillas». En los últimos días, varios estudios confirman que el virus podría contagiarse también por el aire, «pero esto es fácil de sobrellevar si nos reunimos en lugares abiertos o bien ventilados. Esto facilitará que el virus que pueda quedar suspendido en el aire se movilice rápidamente y no suponga un peligro». Además, insiste en la idea de evitar, en la medida que se pueda, los lugares cerrados y, en caso de permanecer en ellos, «usar siempre la mascarilla».

Los ambientes sociales, peligrosos

Zonas de Galicia, Andalucía y Cataluña ya está sufriendo duros rebrotes que han hecho replantearnos la idea de que aquello fue un mal sueño y ya está superado. «Ni mucho menos. El otoño va a ser muy complicado. Es la época donde más catarros y afecciones respiratorias se dan, así que, cuanto menos se descontrole la situación ahora, en mejores condiciones llegaremos al otoño».

Tras estudiar los acontecimientos y entornos en los que se están desarrollando los rebrotes «vemos que se están concentrando en ambientes familiares o amistosos. Es normal. Ahora, con el buen tiempo, las reuniones sociales aumentan, pero no podemos relajarnos y confiarnos». Por ello, todos los expertos, entre ellos Barreiro, hacen especial hincapié en ponerse en contacto con los especialistas médicos en cuanto un mínimo síntoma aparezca. «La detención precoz es fundamental para evitar que no se expanda el virus excesivamente. Quizá, cuando comenzó todo no pudo hacerse, pero ahora es mucho más factible hacerse una prueba».

Además, «es recomendable tomar precauciones rápidamente. Nada mas aparecer los primeros síntomas, acudir al médico y aislarse. Es más, no solo debe contactar con el servicio médico la persona que sufre los indicios, también las personas que conforman su entorno».

Subir