Gastronomía

«Mucho humor y amor» en el recetario del confinamiento de Francis Paniego

Los tres meses en que nos tocó permanecer encerrados en casa para no contagiarnos por coronavirus los recordaremos a través de los símbolos del confinamiento. Los aplausos a los sanitarios a las ocho de la tarde, el ‘Resistiré’ atronando hasta el empacho… y las recetas de Francis Paniego.

El chef más laureado de la cocina riojana se destapó como ‘influencer’ cuando decidió transmitir en directo por las redes sociales las clases en las que iniciados y noveles eran capaces de elaborar sus platos (incluso sus inigualables croquetas). Sus ya sabidas dotes culinarias, conjugadas con una capacidad comunicativa que ya quisieran muchas, convirtieron su ‘programa de cocina’ en una de las citas más esperadas durante el encierro epidemiológico.

«Podíamos habernos puesto a elaborar una cocina más sofisticada, pero me apetecía aprovechar el confinamiento para intentar ver cómo podíamos mejorar la cocina tradicional riojana», explica el chef, que ahora ha lanzado al mercado un cuadernillo surgido de aquellas tardes divertidas y didácticas a partes iguales.

«Es un cuaderno de recetas que surgió a raíz de la idea de un buen amigo, Álvaro González, que me llamó por teléfono y me dijo que los directos que hacía por Instagram eran la leche, que tenía que hacer un libro», confiesa, para explicar el origen de ‘Hecho en casa’, editado por Montagud Editores.

«De ahí surgió un cuaderno muy humilde en su edición pero que tiene de particular que te hace regresar a aquella situación tan especial que vivimos durante el confinamiento», explica Paniego. Así, a través de sus 96 páginas, los lectores encuentran las recetas que divulgó el cocinero riojano durante el confinamiento, aunque él asegura que «es un libro hecho por todos». Porque en el cuadernillo «aparece la foto del plato principal hecho por nosotros y al lado tres o cuatro fotografías de la gente que seguía las recetas por Instagram».

Un éxito inesperado

Ahora bien, ¿cómo decidió dar el paso y convertirse en instagrammer? Ahí Francis Paniego se sincera y admite que «tengo cero mérito en el éxito del canal». «El día que empezamos dije que quería hacer algo serio y le pedí ayuda a mi hija Berta para grabarme, pero a la misma hora mi mujer tenía planificada su gimnasia a través de Zoom y me boicotearon totalmente la clase», bromea.

El chef ezcarayense recalaca que «yo pretendía hacer un programa de cocina serio, con sus pesos, sus medidas y esas cosas, pero el ambiente no acompañaba, porque mi hija acababa poniéndome filtros de Instagram para cachondearse de mí».

Y pese a ello, la iniciativa tuvo un éxito que «por momentos me abrumaba. Yo decía ‘no puede ser que haya tres mil personas siguiendo en directo una de mis recetas'», pero para eso el chef tiene su propia explicación: «Al final no éramos más que una familia metida en casa intentando sobrevivir que, con dosis de humor y amor descubrimos una nueva forma de hacer programas de cocina. Nos reímos mucho y creo que fue un acierto tomárnoslo en ese plan». Un acierto que ahora toma forma de cuadernillo culinario y empieza a cosechar nuevos éxitos, aunque en este caso no de ‘likes’ sino de ventas literarias.

Subir