Gastronomía

La reinvención del Tastavin: un bar de pinchos convertido en restaurante

El Tastavin de la calle San Juan de Logroño vuelve a abrir sus puertas el próximo lunes. Con un nuevo concepto, primando la calidad gastronómica, la comodidad y la seguridad de sus comensales. Reinventándose de bar de pinchos a restaurante. Mantiene su «esencia» y «las ganas de disfrutar de la buena cocina», acompañada de más de cien referencias de los mejores vinos de Rioja.

Recomendado en la Guía Repsol y presente cada año en la Guía Michelín, Pedro y Anca vuelven con su equipo a reabrir las puertas del Tastavin. Mucha ilusión y ganas. Y el deseo de arrancar su nuevo concepto gastronómico en el corazón gastronómico de la capital riojana.

Para adaptarse a los nuevos tiempos, se han dispuesto tres espacios. El primero está cerca de la barra con mesas altas y taburetes para dos personas y el segundo cuenta con cuatro mesas rectangulares. En el segundo piso, un elegante comedor de cuatro mesas redondas.

Con su reapertura también estrenan web y cartas online. El comensal puede acceder tanto desde un código QR como desde la propia página, además de tenerlas físicamente en papel plastificado para su desinfección. Todos los espacios cuentan con ventilación natural, y mantelería, cubertería, vajilla y cristalería higienizada con servicio de lavado y purificación de agua mediante ósmosis inversa.

Pedro Cárcamo ha actualizado la carta del ahora restaurante con una propuesta gastronómica clásica, adaptada a la actualidad, ágil y divertida. Siempre respetando las tradicionales elaboraciones y un producto de calidad, de cercanía y de temporada.

Subir