Crisis del Coronavirus

Nuevas recetas ‘made in Francis Paniego’ en la reapertura del Tondeluna

FOTO: @Tondeluna_ (Twitter)

Poco a poco y con responsabilidad estamos recuperando esos hábitos que el virus nos quitó de golpe. Tuvimos que quedarnos en casa dos meses. La calle mirada desde la ventana no era lo mismo; bares y tiendas cerrados. El trabajo se convirtió en algo virtual y las reuniones con familia y amigos desaparecieron. Pero con mucho esfuerzo y paciencia vamos dando pequeños pasos que nos devuelven esos momentos perdidos. Y entre los más esperados, esa caña o vino en una terraza o en el bar de siempre.

La hostelería ya se ha puesto en marcha, se ha colgado el delantal y ha vuelto a hacernos felices. Este jueves ha sido el turno del restaurante Tondeluna, que ha decidido abrir, de momento, con horario de mediodía. «Hemos querido hacerlo así por probar. Hemos abierto con todas las medidas de seguridad necesarias: camareros con mascarillas, en cocina también, desinfección de las mesas cada vez que se utilizan y lo que más ha agradecido la gente, la distancia entre las mesas», explica Luisa Barrachina, propietaria junto con su marido Francis Paniego del establecimiento.

Por el momento las reservas se hacen de manera online, aunque, «si llamas por teléfono nosotros la tramitamos por ti; y si el aforo no se llena y hay sitio, te puedes quedar. Eso sí, estamos recogiendo en todos los casos los datos de los clientes por razones de protocolo y seguridad». Se nota que la gente está con ganas porque en el primer día de vuelta «hemos abierto terraza y local al cincuenta por ciento y lo hemos ocupado todo».

Este jueves, tanto los propietarios como los trabajadores del céntrico restaurante logroñés han regresado, no con los nervios de una primera vez, pero sí con una emoción especial. «Es una verdadera pena levantar un negocio y tenerlo cerrado, porque es nuestra vida». Y la vuelta ha traído consigo la carta tradicional del local y algunas sorpresas más. «Hemos metido cositas más de verano, más fresquitas y algunas recetas que Francis ha creado durante el confinamiento. Entre ellas, una tarta de chocolate o alitas de pollo».

No cabe duda de que el cierre de las fronteras hace mella en los negocios hosteleros, pero «de esta forma la gente local ejerce un papel fundamental en el movimiento de la hostelería y eso se agradece mucho».

Subir