La Rioja

Plan de Reactivación Económica para La Rioja: 34,4 millones en ayudas

La Rioja realiza un plan de reactivación económica con tres ejes: liquidez, prevención de riesgos y reactivación

El consejero de Desarrollo Autonómico, José Ignacio Castresana, ha anunciado este miércoles una inyección de 34,4 millones en la economía riojana. Plan de Reactivación Económica. Así se ha llamado al proyecto para acompañar a las empresas de la región en la fase de desescalada, que se articularán a través de la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja (ADER). Esta línea de ayudas no se ‘descontará’ de la línea de ayudas ya aprobadas de 31 millones en este organismo, por lo que el total asciende a 65 millones.

Las ayudas tendrán efectos retroactivos al 2 de abril para empresas que ya hayan ejecutado inversiones. «Entendemos que el plan es extraordinario para un momento extraordinario y las empresas necesitan ya el dinero», ha detallado el gerente de la ADER, Fernando San José: «La agencia se dedicará mayoritariamente con un proceso de reestructuración y adaptación de sistemas informáticos para que no haga falta incluir nuevos funcionarios. Si fuera necesario, lo haríamos».

El primer eje de actuación: liquidez. El objetivo es hacer frente a los costes fijos ante los problemas de tesorería. El segundo punto es la «reincorporación segura al centro de trabajo» y el tercero es la «reactivación de los negocios».

1. Liquidez (5,1 millones de euros): red de asistencia desde el comienzo de la crisis con un cheque de acción rápida para realizar las tareas de gestión y asesoramiento. Hay un plan ICO a nivel nacional y el reto del Gobierno de La Rioja es ayudar a acceder a esos fondos de liquidez mediante estos cheques. Ya se han aprobado ayudas por más de un millón de euros en esta línea.

También se creará un fondo como último recurso para empresas que no puedan acceder a financiación en las entidades bancarias. Serán dos millones de euros para empresas y un millón para autónomos que se gestionará a través de Iberaval.

2. Reincorporación segura a los centros de trabajo (6 millones de euros): a partir de la fase 1 de la desescalada se retomará la actividad industrial y el comercio. «Ayudaremos a que todas las empresas y autónomos revisen su plan de riesgos laborales y pongan el COVID-19 como un elemento más de riesgo en su actividad», ha indicado Castresana. Para ello, se podrán contratar mutuas que asesoren a las compañías o hacerlo de forma interna. Para esta actualización de protocolos hay destinados dos millones de euros.

Una vez que se fijen los protocolos, habrá que hacer modificaciones como la compra de mamparas, redistribuciones, control de accesos, equipos de termografía… Esta partida contará con cuatro millones de euros.

3. Reactivación de negocios (23,3 millones de euros): «Queremos actuar de forma transversal en todos los sectores. Hay algunos muy afectados como el comercio y otros que tardarán en reincorporarse más como el turismo». Por ello, estos dos serán prioritarios. «Todos los negocios deben replantearse su modelo de negocio y su planteamiento estratégico porque habrá dificultad de acceso a clientes, nuevos proveedores…», ha indicado Castresana.

El plan de reorganización estratégica tendrá una dotación para realizar un nuevo diseño estratégico y una innovación organizativa. «Esto supondrá inversión», ha adelantado Castresana, poniendo el acento en el teletrabajo o la reordenación de horarios. La adquisición de activos para la reactivación de negocio y conectividad (excluidos comercio y turismo) serán apoyados al cuarenta por ciento.

El Gobierno de La Rioja quiere hacer especial énfasis en que todas las empresas consigan conexión con banda ancha en polígonos o empresas diseminadas. «Es oportuno acelerar este plan, por lo que vamos a impulsar mediante subvenciones la conectividad», ha añadido. En cuanto al reposicionamiento internacional, habrá tres fases: iniciación, penetración de mercados y diversificación de mercados.

«Este reposicionamiento puede ser entrar en países donde no se había estado o penetrar por otras vías», ha detallado Castresana, resaltando que esta búsqueda de clientes se financiará al cuarenta por ciento.

Comercio y turismo

Para el comercio se mantiene el esquema de «pensar cómo va a ser mi negocio en los próximos meses y luego tomemos decisiones de modernización». Habrá asistencia técnica en la ADER de forma directa para pymes y autónomos. «De ahí se derivarán actuaciones e inversiones», por lo que se subvencionarán al cuarenta por ciento los activos fijos que sean necesarios: nuevos vestuarios, cambios en locales, ordenación de establecimientos…

«Apoyaremos todos los planes de innovación en la gestión comercial (marketing, estudios, asesoramiento…) y los planes de implantación tecnológica», ha destacado el consejero, haciendo hincapié en las tiendas a través de internet, software de gestión o hardware.

El turismo tiene la vista puesta a más largo plazo, ya que está afectado por la movilidad y la competencia en una búsqueda por el mismo tipo de cliente durante los próximos meses. Por tanto, se realizará un programa de apoyo para el rediseño de la prestación de servicios, productos y experiencias turísticas: inversiones en remodelación y mejoras de las infraestructuras; nuevos métodos y procesos de prestación del servicio.

«En turismo es necesario apoyar la redefinición de cada negocio, tanto en la parte de activos fijos como de estudios prospectivos o adquisición de nuevas tecnologías. Ya lo están haciendo y ahora se trata de apoyar», ha explicado Castresana, incidiendo en que esto no choca con el plan de la Dirección General de Turismo que se estaba desarrollando hasta el momento.

Las partidas de estos dos sectores se distribuyen de la siguiente forma: planes de reorganización estratégica (1,3 millones), adquisición de activos (13 millones), reposicionamiento internacional (1 millón), reimpulso del comercio (3 millones) relanzamiento del turismo (5 millones). «El plan habitual de subvenciones se pondrá en marcha en los próximos días, posiblemente la próxima semana», ha concluido el consejero de Desarrollo Autonómico: «Esperamos miles de solicitudes. Queremos que los 34 millones lleguen en 2020».

La implantación

Estamos en el proceso de tramitación administrativa y aprobación definitiva. la ADER prevé que en diez días será posible que aparezca en el BOE y que se puedan comenzar a solicitar inmediatamente desde el día siguiente.

En todos los programas hay dos cuestiones que condicionan la ayuda, ha detallado San José: el porcentaje máximo de cada subvención es el cuarenta por ciento, «extraordinariamente amplio». Las inversiones tratarán a cada uno de los solicitantes en función de su tamaño. Por ejemplo, las inversiones unipersonales, de pymes y de autónomos tendrán una inversión que puede oscilar de los 20.000 a los 200.000 euros, de las que se subvencionará el cuarenta por ciento.

Subir