Crisis del Coronavirus

El día que Logroño tomó conciencia: calles, bares y parques vacíos

El día que La Rioja tomó conciencia

Fue hace apenas tres meses cuando el virus COVID-19 se presentó en sociedad. A raíz de su aparición, se ha convertido en tiempo récord en una pandemia que ha generado un efecto difícil de medir en todas las áreas de la vida, desde las relaciones personales hasta el panorama laboral, económico y social.

En un primer momento, parecía un problema lejano, ajeno a nuestras ciudades y regiones. En poco tiempo, La Rioja se ha convertido en uno de los lugares más perjudicados por el coronavirus. El balance de este jueves: 220 casos positivos, el alta del primer paciente contagiado en la comunidad y el fallecimiento de dos personas de edad avanzada con patologías previas. Así está La Rioja a día de hoy.

La «contención forzosa» ha generado un clima de intranquilidad. La gente empieza a tomarse esto en serio y la toma de conciencia por parte de los logroñeses se ha notado este jueves desde primera hora en las calles, cafeterías, oficinas… Primero fue el cese de la actividad escolar este miércoles, con todo lo que eso conlleva, luego siguieron las medidas de teletrabajo y las recomendaciones de evitar desplazamientos, el cierre de discotecas, bares, museos, bibliotecas, centros de día, centros deportivos y culturales de carácter público y dependientes de la Administración de la Comunidad Autónoma.

Ahora sí. Logroño está desierto, desconocido, desolador. Las terrazas están vacías, en los parques ya no juegan los niños, el tráfico es escaso. La ciudad se ha dado cuenta de la situación y ha reconocido la importancia de la prevención.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Subir