Gastronomía

El último vermut de 2019: «¡Ya hasta el año que viene no nos vemos!»

Si son ciertos los rumores que aseguran que una nueva reforma constitucional está en camino, nuestra única exigencia es que entre los derechos fundamentales se incorpore el vermut de Nochevieja. Porque si la RAE incorpora al diccionario los términos en función del uso que el pueblo hace de ellos, con las costumbres debiera ocurrir lo mismo en la Carta Magna.

El rito es bien sencillo, pero no por ello deja de tener su encanto: cuando el hambre aprieta los amigos y familiares se lanzan en masa a los locales de hostelería para amenizar la espera hasta los cuartos y las campanadas. Si se acompaña de un atuendo conmemorativo de las fechas, mejor. Y que no falte el brindis. Por lo que vivido y por lo que está por llegar. Se valorará la incorporación de enmiendas como el clásico «te invito a la siguiente» nada más llegar a la barra y será innegociable cerrar la despedida al grito de «¡ya hasta el año que viene no nos vemos!». Así sea.

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir