Deportes

La Copa pisa fuerte en La Rioja: cuatro equipos, tres campos y tres días frenéticos

Llega una semana muy grande para el fútbol riojano. La SD Logroñés, el Comillas y el Haro juegan sus encuentros de Copa del Rey en una ronda con muchas novedades. Todos los encuentros se jugarán a partido único y en campo de la categoría más modesta. Una fórmula ideada por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) para tratar de igualar el fútbol y abrir así el abanico a sorpresas. Muchos conjuntos modestos sueñan con emular el ‘alcorconazo’ o las hazañas del Numancia o el Mirandés. El sueño comienza justo antes de empezar la Navidad.

Tras el pase de la UD Logroñés ante el Marino de Luanco (2-1), el primer club en jugar será la SD Logroñés. Lo hará este martes ante el Eibar (Las Gaunas, 19 horas, DAZN). Asentado en la élite, el Eibar coincidió en la Segunda División B con los blanquirrojos en la temporada 2012-13. Fue un encuentro único: en dos años, los vascos pasaron de la Segunda B a la Primera División. Sin tiempo para nada, del barro al cielo.

Conscientes de la dificultad del reto, los pupilos de Albert Aguilá encaran este duelo sin olvidarse de su objetivo primordial: retornar a la categoría de bronce que abandonaron en 2014. Tras un inicio irregular, son segundos en el Grupo XVI y cuentan con 39 puntos, a tres del indiscutible líder Varea (que, además, tiene un partido menos). Así las cosas, deberán hacer una gran segunda vuelta para luchar por el campeonato y afrontar la promoción de ascenso con más opciones.

No tendrá demasiado respiro el césped del Municipal, que un día después acogerá el Comillas-Villarreal (18:00, DAZN). Uno de los duelos más especiales de esta ronda. Los jesuitas tuvieron que jugar una previa ante el Barquereño, decidida en una tanda de penaltis cardíaca. A partir de ahí, el sorteo emparejó a los de Javi Adán con un Primera que está rindiendo por debajo de lo esperado, que aun así viene de ganar al Sevilla en el Pizjuán (1-2).

Los de Javi Calleja son tan efectivos en ataque (30 goles a su favor) como permisivos en defensa (25 en contra). Centrados en la liga, no acudirán precisamente con el equipo titular a Logroño. La normativa obliga a alinear un mínimo de siete futbolistas del primer equipo, así que la convocatoria se completará con jugadores del filial. Tampoco se prevén demasiados aficionados amarillos en el estadio. Ni el encuentro, ni la hora ni la distancia (casi 500 kilómetros) acompañan. Todo parece listo para una fiesta local, con entradas a un máximo de diez euros.

Y el jueves, el Haro Deportivo tendrá que viajar a Llagostera para medirse al equipo homónimo (20 horas). Los catalanes marchan octavos en el Grupo III de la Segunda División B (27 puntos), pero solamente a cinco puntos del líder Sabadell.

Tampoco se puede pedir mucho más a los blanquinegros. Pese a ser recién ascendidos, los pupilos de Aitor Calle están solventando con nota esta primera vuelta. Seis victorias, cuatro empates y siete derrotas para sumar 22 puntos y tener un cierto margen con la zona de descenso. Una eliminatoria que no puede olvidar la meta capital: sobrevivir en Segunda B.

‘Bonus track’

Y todavía quedará otro encuentro en tierras riojanas, aunque sin equipos de la región como protagonistas. Calahorra acogerá el duelo entre la Peña Azagresa y el Celta de Vigo (La Planilla, jueves 19:00), al no cumplir el Miguel Sola de Azagra los requisitos federativos mínimos para este tipo de partidos.

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir