Agricultura

Inmaculada Idáñez: «Ni España ni Europa apuestan por el sector primario»

Inmaculada Idáñez, presidenta de la Confederación de Mujeres del Mundo Rural (CERES)

Apoyo, desarrollo local e igualdad. En estos aspectos busca crecer la Confederación de Mujeres del Mundo Rural (CERES) a través de las jornadas que este miércoles y jueves se celebran en Navarrete, en colaboración con la Unión de Agricultores y Ganaderos de La Rioja (UAGR-COAG). Su presidenta, Inmaculada Idáñez, apunta que la opción de La Rioja como comunidad anfitriona se debe a la reciente constitución del Área de la mujer Rural de UAGR-COAG, donde Isabel González actúa como responsable.

«No solo se trata de reforzar la imagen de CERES y fomentar este área sino que buscamos visibilizar a las viticultoras riojanas y al nuevo modelo de desarrollo local con estas mujeres a la cabeza», señala Idáñez. Con este encuentro se pretende poner de manifiesto diferentes estrategias y planes de incidencia política para afrontar la desigualdad existente en el medio rural, exponiendo y compartiendo ideas entre todas. «Nosotras llevamos a la espalda una mochila mucho más pesada que la de nuestros compañeros los hombres, por lo que necesitamos facilidades a la hora de trabajar en el medio rural», manifiesta la presidenta de CERES.

Uno de los aspectos que se debatirán durante estas jornadas será la incidencia de las políticas agrarias europeas en el sector agrario, las cuales «no consideran a las mujeres como puntos clave en el problema demográfico que padece España y, en concreto, sus pueblos», tal como manifiesta Idáñez. «Deben darse cuenta de las dificultades que tenemos y de las estrategias que queremos desarrollar, porque somos un factor indispensable para frenar el fenómeno de la ‘España vaciada'».

Así mismo, desde CERES denuncian la «inactividad» de las instituciones: «Ni Europa ni el Gobierno estatal apuestan por el sector primario. Tenemos unos productos que van a la cabeza a nivel sanitario y de calidad y ellos pagan una miseria a quienes se encargan de producirlos, además de tirar los precios de estos artículos».

La producción ecológica, por su parte, puede suponer una salida para el sector agrario porque «la agricultura va hacia la ecología y las mujeres van hacia la agroecología», considera Idáñez. Sin embargo, «aunque haya un grupo de gente que esté más concienciada con el medio ambiente y los productos sostenibles, la mayoría de personas siguen mirando más el precio que la trazabilidad», añade, antes de apuntar que las mujeres tienen más sensibilidad con esos aspectos ecológicos.

«Todos estos planes que pretenden llevar a cabo para alcanzar sus fines no podrán ser efectivos sin la voluntad política, independientemente del partido que gobierne, y teniendo en cuenta la opinión civil porque el medio rural es un medio de vida y las mujeres necesitan ser independientes», afirma.

Otra de las citas que tiene lugar también este miércoles en La Rioja, concretamente en Nalda, es el cierre del ciclo de jornadas de Fademur sobre ecología, innovación, sector agrario y, sobre todo, mujeres. Su presidenta, Mila Díez, incide en la necesidad de actuar frente al «fuerte desempleo femenino» que existe en el medio rural, empezando primero por alcanzar «la identidad rural de querer vivir en los pueblos» y continuando después con «permanecer en igualdad de condiciones».

En la misma línea de denuncia, desde Fademur consideran que «la PAC podría ser un instrumento muy bueno si fomentara el trabajo de las mujeres, pero ese documento no las incluye, así que difícilmente se puede actuar». Recalca, además, que una de las figuras prioritarias en estas políticas deberían ser las mujeres jóvenes, porque «son el futuro que puede salvar el mundo rural».

Las 37 explotaciones de titularidad compartida que existen en La Rioja suponen «un avance» para visibilizar el trabajo femenino en el medio rural, «un tema de justicia social conseguido por las mujeres de antes», apunta Díez. Esta figura permite reconocer en igualdad de condiciones la labor de ellas en el sector agrario, ámbito en el que, tradicionalmente, ellos han ido a la cabeza.

Comentarios
Subir