Firmas

Suspiros por el verano que se nos fue

El verano se nos ha ido casi sin darnos cuenta. Demasiado enfrascados estábamos en las fiestas de los pueblos, las escapadas a la playa, las investiduras y los amores fugaces que nunca volverán. En un abrir y cerrar de ojos, los tractores han poblado nuestras carreteras y las bodegas se han llenado de esas uvas que ya no están en la viña sino al buen recaudo de los enólogos.

A 10 de octubre, en el adoquín de Marqués de San Nicolás, el sonido de los zapatos políticos me ha despertado del letargo. Pese al sol que nos acompaña estos días en toda la región, hace falta rebequita por las mañanas. Que ya no estamos en agosto, Manué. Así es como se cogen los catarros. Lorenzo no calienta como antes y ya tenemos un Gobierno que comienza a arrancar su renqueante motor.

Abróchate el cinturón. Sube, que te llevo. El legislativo ha vuelto a funcionar. La presidenta Concha Andreu ha pasado su primer mal trago -por llamarlo de alguna forma- en el Parlamento de La Rioja. Primera sesión de control al nuevo Ejecutivo, alumbrado hace poco más de un mes por la gracia de Dios. O de Raquel Romero, según se mire.

Por suerte para nuestros diputados y para desgracia nuestra, la vida política riojana ha vuelto a resultar tan apasionante como una colonoscopia. Los papeles han vuelto a llenarse de preguntas orales, interpelaciones y proposiciones no de ley. Donde esté una buena sesión de investidura fallida, que se quite cualquier pleno ordinario. Y parece que fue ayer.

En los apuntes del primer día, por aquello de dar siempre algo de contenido relacionado con la sesión, un par de detalles. El primero, que el consejero de Hacienda, Celso González, ha hecho el anuncio de la mañana con los presupuestos de 2020 (los presentará a finales de noviembre). Y el segundo, que el PSOE sabe entrar al hemiciclo al estilo «gubernamental». Todos a la vez cual equipo de fútbol que sale al verde. Se tiene que notar la unidad del grupo. El vestuario. El fondo de armario.

Como nunca puede faltar el goce, tomemos nota del primer choque de trenes. Ya tenemos primera pareja de baile, que no de mus. Bailar pegados es bailar. El presidente del Parlamento, Jesús María García, y el portavoz del PP, Jesús Ángel Garrido. «¿Quién es?». «Soy yo». «¿Qué vienes a buscar?». «A ti». Toca marcar el terreno. Los leones que mean en los árboles.

Mientras el popular apelaba al artículo 61.4 y al quinto párrafo del artículo 60 del reglamento para pedir la palabra, cosas de sentirse aludido y tal, el nuevo jefe de la barraca le contestaba que no tenía la palabra y que tocaba pasar al siguiente punto del orden del día. Vayan circulando. El típico artículo 33 que no aparece en ningún reglamento, pero que todo el mundo conoce. Ay, qué pena, cómo echamos de menos el verano.

Subir