La Rioja

Honores para el último judío quemado por la Inquisición en Logroño

Este sábado se conmemora el tercer centenario  del Auto de Fe de Lorenzo González, el último riojano quemado, por profesar la fe judía, en Logroño. Y para rendirle tributo, Amigos de La Rioja ha dedicado unas palabras en su memoria, en el lugar donde se ubicará una placa en la calle Portales, junto a la que evoca a las brujas de Zugarramurdi.

González fue el último procesado en la comunidad por razón de su fe ya que «este se produjo en 1719, fecha posterior a la expulsión de judíos en la que ya reinaban los Borbones», tal y como recuerda Federico Soldevilla. Asimismo, se tiene constancia de que, tal y como se describe en el Fallo de Sentencia y Ejecución, la hoguera se realizó en Puentemadre, al lado del Molino de Sarasa, también conocido como el Molino de los Quemados en el siglo XVI.

«La Inquisición llevaba instaurada en Logroño desde 1570 y se mantuvo durante 300 años», explica Soldevilla, quien considera este homenaje como «una manera de dar a conocer lo que pasó para que no vuelva a pasar, pero yo creo que es una historia que nos falta de contar». «Sabemos que hubo muchas personas judías en las zona de Igea, Cervera o Aguilar; en Logroño, a pesar de que exista la Judería, no tenemos la certeza de que aquí hubiera una, aunque se intuye que en la ciudad vivirían unas quince familias judías».

La historia de Lorenzo González llegó a las manos se Amigos de La Rioja a partir de 2010 cuando Soldevilla participó en un homenaje al Auto de Fe de las famosas las ‘Brujas de Zugarramurdi’. «Aquí, en Logroño tenemos unos elementos de cara a la Inquisición importantísimos», recalca citando a ilustre inquisidor de la tierra, Alfonso De Salazar Frías . Finalmente, fue Manuel Gómez quien se interesó por el caso de Gonzalez, ha especificado el experto.

Así, el objetivo de Amigos de La Rioja es colocar una placa conmemorativa -está «en proceso»- junto a la de las famosas brujas. Además, durante el acto Soldevilla se ha encargado de explicar cómo se hacía un Auto de Fe, «Nos vamos a juntar en frente de la Casa Parroquial de La Redonda, donde se puso la placa de Zugarramurdi ya que fue ese el punto exacto donde fueron sus Autos de Fe», argumenta.

«Estaba justo al Ayuntamiento en frente y los que condenaban, al final, eran los miembros de la Justicia Civil; La Inquisición no mató a nadie, esta denunciaba y si el denunciado no se arrepentía este era procesado por la Justicia Civil». Para comprender con mayor precisión el histórico acontecimiento, Soldevilla se encargará de realizar un perfil sobré qué era la Inquisición, mientras que, su compañero Manuel Gómez hará un  análisis más profundo del Auto de Fe de Lorenzo González.

Como han señalado los Amigos de La Rioja, al proceso de Lorenzo González asistió una gran cantidad de público, por lo que piden lo mismo para su homenaje.

Comentarios
Subir