La Rioja

Noelia Heras y Cristian Ortega: «Un orgullo y un sueño hecho realidad»

El pleno del Ayuntamiento de Logroño ha sido el lugar donde se han revelado, entre lágrimas y emoción, los nombres de los dos vendimiadores de las próximas fiestas de San Mateo: Noelia Heras Terreros y Cristian Ortega Pérez. Ambos logroñeses ya habían presentado su candidatura en anteriores ocasiones. Noelia Heras participaba por segunda vez y Cristian Ortega por cuarta. Este 2019, tras pasar por varias pruebas, un cuestionario, y entrevistas personales, por fin lo han logrado.

Los anteriores vendimiadores, Andrea Ruiz y Álvaro Marín, les han dado el relevo y, con él, unos consejos: «Que disfruten de este año, que sean agradecidos y que se comporten como son ellos mismos».

En cuanto a los elegidos, Noelia Heras, profesora de 37 años, ha definido su elección como «un regalo, un sueño de infancia hecho realidad», mientras que Cristian Ortega, de 30 años y agente de seguridad, ha explicado que tomó la decisión de presentarse por «orgullo hacia su tierra» y porque se lo debía a una persona que no ha querido desvelar.

Por su parte, Kilian Cruz, concejal de Festejos y parte del jurado que ha valorado a los candidatos a vendimiadores, ha querido recalcar las buenas ideas e iniciativas que todos los participantes han expuesto en sus entrevistas personales «para conseguir un Logroño más sostenible e inclusivo».

«La elección ha sido tomada atendiendo a «encontrar un equilibrio entre un hombre y una mujer que sepan comprometerse con la ciudad de Logroño durante los próximos meses», ha dicho.

Todos los candidatos al título este año (trece mujeres y seis hombres) esperaban oír el resultado emocionados y al conocer el veredicto han abrazado, vitoreado, y felicitado a los ganadores, mientras gritaban al unísono «¡Maravilloso!».

Una vez conocidos los resultados, Heras y Ortega, han paseado acompañados por el resto de participantes hacia la fuente del Espartero, para darse el típico baño como vendimiadores, entre risas y emoción y varias repeticiones del grito de guerra con sus compañeros: «¡Maravilloso!».

Una vez refrescados por el agua logroñesa, Andrea Ruiz y Álvaro Marín les han traspasado unas toallas color vino con sus títulos bordados y, con ellas, su ilusión y honor de haber recibido el título logroñés.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir