La Rioja

Adiós a un símbolo de los accesos a Logroño

Podía gustar más o gustar menos (la ética y la estética se amoldan a infinitos pareceres), pero de lo que no cabe duda es de que Logroño se ha desprendido este miércoles de uno de esos pequeños elementos que uno acaba echando de menos cuando los ha perdido.

La escultura ‘Elementos en tensión’, no en vano, llevaba un cuarto de siglo dando la bienvenida a su manera a los peatones y vehículos que se adentraban en el centro de Logroño por Vara de Rey o pasaban bajo el túnel de Duques de Nájera, otro elemento que ha pasado a mejor vida.

De aquí en adelante toca acostumbrarse a la nueva fisionomía de la ciudad en ese punto clave para la movilidad: el nuevo trazado del túnel hacia Miguel Delibes y la nueva escultura que presidirá la glorieta. Gustarán más o menos. Pero seguro que algún romántico los acabará echando de menos cuando otra obra de envergadura obligue a reemplazarla por otros. Así somos.

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir