La Rioja

25 años del IES Batalla de Clavijo: «Es como un novio feo con personalidad»

El IES Batalla de Clavijo cumple 25 años. El centro ha organizado una gala en el Auditorio del Ayuntamiento de Logroño para celebrarlo y reunir a directores, alumnos, profesores y todos aquellos que formaron o forman parte del instituto. Ha habido tiempo para una actuación teatral diferente, unos bailes, un vídeo conmemorativo e incluso una pieza musical. Expectación máxima para rememorar un cuarto de siglo de enseñanza.

Luis José fue el primero que asumió la tarea directiva en el año 1993. Vino desde el País Vasco para poner en marcha la LOGSE, junto a otros quince centros del entorno nacional. «No fue un reto nada fácil, tuvimos muchos detractores y muy duros», reconoce. El IES nació como heredero de otro colegio público existente con el mismo nombre: «Agradezco la labor y el aguante de aquel colegio. Les quitamos todo, les acabamos fagocitando y aun así, nos permitieron continuar con nuestro proyecto».

El centro no se iba a llamar así. Hubo una votación y se propusieron diversos nombres: Noveno Centenario y Parque del Ebro. Finalmente, se mantuvo el existente. «Empezamos sin libros y sin currículum. La dirección era el aula número cuatro y teníamos que convivir con la orientadora y los demás profesores», ha rememorado. Por otro lado, ha recordado las primeras iniciativas, la puesta en marcha de la FP, las jornadas de convivencia en la Grajera o su cacerolada por la liberación de Ortega Lara. «El centro es vuestro, os pertenece. Nosotros sólo somos agentes sociales a vuestro servicio».

Andrés Mateos Royo, actual director del Batalla de Clavijo, ha hecho balance: «Hemos acogido ya a 7.886 alumnos y 574 docentes. En la actualidad, contamos con 1.211 estudiantes y 86 profesores». Ha destacado la multiculturalidad y diversidad de esta instalación «con la educación como proyecto» y ha alabado la ampliación de las materias impartidas, poniendo énfasis sobre la Formación Profesional (60% del centro hoy en día). También con otras iniciativas, como la puesta en marcha de ciclos on-line (de manera pionera) o el Bachillerato Artístico, referencia en la ciudad de Logroño.

Azucena también fue directora y ha hablado desde el corazón. «Llevo quince años viviendo en Zaragoza, pero cada día me levanto y sueño con mi etapa en el Batalla. Recuerdo cuando recibí el premio ‘Estrella de Europa», ha subrayado emocionada. «Luchamos porque nos pusieran una pista deportiva. El deporte no es lo mío, pero peleé como si fuera a jugarlo». Tras años de pugna con el Ayuntamiento, el sueño se hizo realidad. «Este instituto es como un novio feo pero con personalidad. El edificio, bonito, bonito, no es, pero me quedo con las personas».

Después de los directores, le ha llegado el turno a las ‘profes’. Leire Laliena Martínez imparte Matemáticas y es una recién llegada. «El sistema actual requiere que todo sea práctico y tenga utilidad. Reivindico más espacio para la creatividad y valoro como conocimiento todo lo que enriquezca nuestra mente». Vico Pascual es la ‘abuela’ del centro. Llegó al viejo colegio en 1981 y se jubiló en 2011. «He sido feliz, he vivido toda la historia del Batalla. Me siento orgullosa de haber podido contribuir a formar a miles de niñas y niños. […] En este trabajo lo das todo, pero recibes mucha recompensa; he pasado más de 30.000 horas en el centro».

Los últimos en tener voz han sido los alumnos, pasados y presentes. Sofía Domínguez, Diego Rodríguez y Elena Talavera fueron alumnos del Batalla de Clavijo. Todos ellos se encuentran ya en el mundo laboral. Los tres han agradecido la labor de sus profesores en sus logros profesionales. Para cerrar el acto, un alegato emotivo de un estudiante de Bachillerato, que ha llamado a todos los presentes a luchar por la educación pública, sus sueños y sus metas.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir