La Rioja

Un té con susto y placaje en la calle Portales

Con el sol en el rostro de este jueves de la primavera logroñesa, en la calle más emblemática, la que ha visto rodar películas como ‘Calle Mayor’ de Bardem, un té negro y una infusión de rooibos con vainilla esperan sobre la mesa de una terraza. La conversación se lleva el protagonismo. «Cuéntame tu vida». Es una entrevista pausada, a pie de calle. Bendita calle, esa que regala historias con tan solo pisarla. No siempre alegres, pero siempre historias.

Súbitamente, el pausado rooibos se ve interrumpido. Con un movimiento más propio de un jugador de rugby, uno de los interlocutores de la entrevista hace un movimiento lateral. ¡Placaje! Frena en seco a un chaval que salía despavorido, como alma que carga el diablo. Al momento, un señor se acerca al lugar de la escena y el placador entrega el ‘ladronzuelo’ al sufridor del hurto. Unos billetes de veinte euros tienen la culpa.

«Te he visto dando vueltas antes, alrededor de mi mesa… ¡Que no te vuelva ver! ¡Vete, anda! ¡Eso no se puede hacer!», le grita el señor al joven que había intentado robarle el dinero cuando él disfrutaba en la terraza de un bar. El chico sigue su camino rápidamente. Mientras, el señor se acerca al héroe, al placador, al que sin pensarlo ha salido a frenar al ladrón.

«He oído una voz de alerta y a alguien corriendo y no lo he dudado, aunque la verdad es que no he pensado que igual podía llevar una navaja o algo y podía haber pasado algo grave…», reflexiona el autor del placaje con la voz nerviosa. Nadie está preparado para una situación así. «Gracias, muchas gracias», recalca el asaltado.

Pasado el mal rato, continúa la conversación hasta que vuelve a interrumpirse. Esta vez, por algo bueno. «Mira, este es el héroe. Joe, qué velocidad y cómo lo has frenado en seco. ¡Increíble!», le dice a su hija un conocido, señalando al guardián de las calles improvisado.

Todo ha quedado en un susto. Podía haber quedado en un robo o en un percance aún mayor si el ladrón se hubiera resistido o puesto agresivo. A veces hay ángeles de la guarda anónimos, silenciosos, sigilosos, valientes por naturaleza… La calle, invernadero de historias.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir