La Rioja

Los vecinos de Madre de Dios piden a los universitarios que respeten el barrio en ‘Barras’ y «no generen molestias»

En estas condiciones quedó el parque de La Ribera en la fiesta de Novatadas del pasado mes de octubre | Foto: Paco Pérez

La Asociación Vecinal Madre de Dios insta tanto a los responsables municipales, así como a la organización de ‘Barras 2017’, a coordinar soluciones tanto inmediatas como de más largo alcance para avanzar y hacer posibles formas de convivencia no solo aceptables sino, en lo posible, enriquecedoras, que respeten los derecho básicos de los vecinos.

En este contexto, la asociación se ha puesto en contacto con la organización de ‘Barras 2017’ para solicitar la adopción de las medidas necesarias que eviten las desagradables consecuencias en términos de ruidos, suciedad y daños al mobiliario y bienes públicos y privados con que se saldó en 2016.

En la misma línea, se ha puesto en contacto con los responsables municipales para que se pongan los medios tendentes a evitar las negativas consecuencias a que hacíamos referencia.

Además, la Asociación Vecinal Madre de Dios va a instalar una pancarta en las inmediaciones de la Plaza de Toros en la que se realiza el evento para recordar a los asistentes que «respetar el barrio es parte de la fiesta».

«Madre de Dios ha sido, es y quiere seguir siendo un barrio acogedor y por eso apuesta por las soluciones comunitarias a los problemas que se plantean en nuestro entorno», han señalado desde la asociación de vecinos en un comunicado, resaltando que la celebración de grandes eventos en el barrio constituyen tanto una oportunidad como un reto para la convivencia.

«La forma en que finalmente se vivan por parte de los vecinos va a depender de la capacidad de quienes tienen responsabilidad tanto en su organización como en su supervisión y vigilancia, de integrarnos en su planificación y desarrollo para tomar en consideración nuestras necesidades y puntos de vista. Lamentablemente, sin embargo, raramente se produce esa comunicación, por lo que los vecinos nos convertimos en meros receptores pasivos de las consecuencias de esos eventos, que, con frecuencia, como ocurrió con la anterior edición de Barras en 2016, no son nada positivas para los vecinos. De ahí se derivan posteriormente actitudes de rechazo y la búsqueda de soluciones meramente coercitivas y policiales que, en si mismas, evidencian ya el fracaso de la convivencia», han concluido.

Montaje de Barras

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Subir