El Rioja

Entre viñedos sobre dos ruedas… y sin pedalear

Una chica disfruta entre las viñas sobre un Segway | Foto: Segway La Rioja

La base del emprendimiento no implica grandes dificultades sobre el papel. Basta con tener una idea de negocio que cubra un vacío en el mercado y desarrollar la infraestructura necesaria para llevarla a cabo. Aunque en ocasiones esos dos condicionantes ya existen y el éxito es para aquel que anda más ágil para gestionar ese negocio antes que ningún otro.

Es el caso de Roberto Pizarro, que hace dos años pudo poner en marcha Segway La Rioja tras muchos años de pelea para lograr la autorización para hacer rutas guiadas con la marca oficial de este tipo de vehículos.

Así, sus clientes pueden planificar sus viajes en Segway «en cualquier tipo de entorno: urbano, de montaña, entre viñedos, …». «Tenemos unos circuitos ya establecidos, pero cada uno puede configurar la ruta a su gusto», explica Pizarro.

roberto-pizarro-segway

La bombilla se le encendió ejerciendo uno de sus hobbies favoritos, viajar. «Había visto proyectos similares en Barcelona, Madrid o San Sebastián y me decidí a traerlo también a Logroño, pese a que es un mercado un poco más difícil» ya que las condiciones climáticas en una ciudad del norte y de interior «te lo ponen difícil en invierno».

Sin embargo, al calor del lorenzo la cosa cambia: «Este verano ha tenido muy buena acogida gracias al trabajo conjunto con algunas bodegas de Rioja (algunas rutas incluyen visita a las instalaciones sin bajarse del aparato) y estamos muy contentos con la proyección a futuro», que pasa por echar raíces en otras localidades de la región. «Podemos movernos adonde el cliente desee llevar su ruta pero nos gustaría contar con puntos de atención fijos», explica.

Las principales dificultades que encontró Roberto Pizarro para poner en marcha su proyecto emprendedor, una vez más, fueron de tipo financiero. «Salvo para acciones muy concretas, toda la financiación del negocio ha sido particular», apunta, concretando que cada uno de los Segways que luego acaban peinando las viñas «supone una inversión de 9.000 euros, más mantenimiento y más un canon de explotación comercial de la firma».

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Subir