Firmas

Creamos en las casualidades

Para ser diputado en el Parlamento de La Rioja hay que tener pelazo (también libres un par de jueves al mes, aunque eso tiene más fácil arreglo). En caso contrario, la presidenta de la Cámara, Ana Lourdes González, intentará darte la palabra tantas veces por sesión que acabarás mirando el Orden del Día pensando qué demonios ocurre y por qué tanta llamadita. Porque no es lo mismo «señor calvo» que «señor Calvo». Evidente al leerlo, no tanto al escucharlo. «Señor Calvo, tiene la palabra». Y los nervios que atenazan a Félix Caperos (PSOE), David Vallejo (Ciudadanos) y Juan Calvo (Podemos) porque no saben a quién se refiere. El consejero Abel Bayo y el presidente José Ignacio Ceniceros pasan el corte por los pelos.

Se da la casualidad de que el portavoz de la formación morada, Juan Calvo García (bastaría con decir el segundo apellido), hace honor a su apellido con su (ausencia de) cabellera, aunque quizás pocas casualidades existen en el hemiciclo riojano. Lo dijo la diputada de Ciudadanos Rebeca Grajea de la Torre (siempre se le pondrá aquí el apellido compuesto) al finalizar el Pleno. Ha nacido una estrella. En la última intervención de la jornada supo colarse de nuevo en estas líneas por la puerta grande.

Pretende el partido naranja monopolizar el contenido de estas crónicas y por el momento se lo vamos a comprar. Si la sesión anterior fue calificada como ‘El Pleno de la felicidad’, en este caso será ‘El Pleno de las casualidades’. «Qué casualidad que casualmente pasen estas casualidades», dijo Grajea de la Torre citando a Groucho Marx, para señalar que las enmiendas de Ciudadanos sobre el mobiliario del Palacio de Justicia las había hecho propias el consejero Conrado Escobar, el contenido de una propuesta sobre listas de espera había sido anunciada por la consejera María Martín unos días antes como una idea del Gobierno y que, tras denunciar Caperos el retraso en el programa LEADER en una rueda de prensa, el Ejecutivo regional había publicado en el BOR una convocatoria.

Lo que no fue casualidad (si el resto fueron lo dejamos para las personas que creen también en el destino) fue el revolcón que otro consejero, Íñigo Nagore, le pegó a Caperos al responder sobre el citado programa LEADER. Se le olvidó incluso al socialista decir ‘Casalarreina’, que no falta nunca en cada Pleno, y sólo dijo «mi pueblo». Salió tan airoso el dirigente de Agricultura de la pregunta que le habían planteado que sólo le faltó chocar puño con toda la bancada popular y twittear un gif con algún baile repetitivo. Fue andando hasta su escaño como el jugador que se retira en la ida de una eliminatoria de Champions habiendo ganado 0-7 y con la vuelta en casa.

Ni siquiera el «sueño Mariano» en el que dijo Caperos que vivía el Gobierno pudo despistarle. Tampoco al líder de Ciudadanos, Diego Ubis, porque este pasó la sesión en un continuo despiste y aglutinando todos los nervios de la sala. Pendiente del teléfono, salió disparado cuando le avisaron de que las contracciones de su mujer anunciaban una buena nueva. Antes de eso le dio tiempo a casi desmontar la cafetería del Parlamento (nadie sabe lo que pasó allí dentro, pero sonó a que tiró muchas cosas), y decirle a Ceniceros que los políticos querían ser como Gollum y quedarse con el anillo en vez de dar su brazo a torcer.

La casualidad que se le escapó a Grajea de la Torre (o que al menos no dijo) fue la de su propio líder. Si este jueves salía su mujer de cuentas… marzo, febrero, enero, diciembre, noviembre, octubre, septiembre, agosto, julio, junio… las elecciones fueron el 24 de mayo, el 2 de junio comenzaron las negociaciones entre Ciudadanos y el PP para formar Gobierno, el 16 renunciaba Pedro Sanz a ser presidente, el 22 se firmaba el pacto definitivo… otra casualidad más para añadir al diario de sesiones.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Subir