La Rioja

Quejas por el servicio de comedor en el colegio de Villamediana

«Hemos recibido muchas quejas de los padres y madres de los alumnos del centro sobre la cantidad y la calidad de la comida que los alumnos reciben en el servicio de comedor. Nos consta que algunos de esos padres han comido allí y han sido testigos del tipo de menú que se sirve a los niños». Esta es el mensaje que el concejal de Ciudadanos en Villamediana, Modesto Fernández, ha llevado ante el alcalde de la localidad, Rubén Gutiérrez, tras hablar con varios padres sobre el servicio de comidas que se dispensa en el comedor del CEIP Gonzalo de Berceo.

El concejal de Ciudadanos ha mostrado varias fotografías en las que se muestran estos menús, en las que, ha explicado, «vemos un caldo en el que se adivina claramente el fondo de la bandeja, dos rodajas de tomate y de segundo, un trozo de lomo de tamaño ridículo». «No creemos que este tipo de alimentación sea la que se tenga que dispensar en un colegio», ha insistido.

comida_villamediana02Los padres ya se han quejado al director del colegio, pero este no puede hacer nada porque se trata de una cuestión que compete al Gobierno de La Rioja al ser la que tiene el contrato con Serunión, la empresa encargada del servicio de comedor en la mayoría de centros públicos de La Rioja.

«Estamos hablando de la alimentación de nuestros hijos, que está en manos de una empresa sancionada y que ha demostrado el poco celo que desde la administración se está teniendo en este caso», ha concluido Fernández. El alcalde ha afirmado durante una reunión mantenida con el representante de la formación naranja que también conocía el caso y que lo va a trasladar a la dirección general de Educación.

GORGOJOS EN NAVARRETE

El Gobierno de La Rioja ya abrió en 2014 un expediente a la empresa Serunión por la aparición de gorgojos en la comida del comedor del colegio público de Navarrete. La Consejería de Educación afirmó en su día que iba a exigir «todas las responsabilidades» a la empresa por estos hechos.

El departamento que dirigía entonces Gonzalo Capellán explicó que los análisis efectuados en la comida por el laboratorio «Biotecnal» concluyeron «de manera categórica» que «no hubo ningún riesgo para la salud de aquellos alumnos que hubieran podido ingerir los alimentos».

Subir