Salud

El CIBIR patenta un sistema personalizable para el tratamiento de la apnea obstructiva del sueño

El Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR) ha patentado un dispositivo para ayudar en el diagnóstico de la apnea obstructiva del sueño y favorecer luego los tratamientos personalizados de esta patología.

La consejera de Salud, María Martín, ha participado este viernes en la presentación de este dispositivo, creado con impresoras de tres dimensiones tras ser diseñado por un equipo multidisciplinar del CIBIR. La apnea obstructiva del sueño es una enfermedad que afecta alrededor del diez por ciento de la población y que provoca interrupciones de la respiración durante el sueño debido al colapso de la entrada de aire superior a los pulmones.

El principal síntoma de esta afección es el ronquido, pero también los despertares frecuentes durante la noche, lo que impide un descanso corrrecto y luego un correcto desempeño del día, algo que incluso se considera tiene incidencia en los accidentes laborales o de tráfico.

Uno de los tratamientos para este problema -además de los dispositivos mecánicos para dormir- es el avance de la mandíbula unos milímetros, con lo que se ensancha la vía aérea y se reduce la frecuencia de las apneas. Este avance se realiza en ocasiones mediante cirugía y en otras, en las que no es necesario que sea tan amplio, mediante unos dispositivos.

El que se ha patentando en el CIBIR sirve para medir con precisión micrométirica y de forma progresiva la medida que debe desplazarse la mandíbula.

En realidad, este dispositivo tiene la apariencia de una “férula” dental pero incorpora un mecanismo que permite a los médicos accionarlo mientras el paciente duerme para observar la vía aérea mediante una endoscopia y así fijar la posición óptima de la mandíbula para liberar el paso de aire.

Una vez patentado el diseño se ha puesto en marcha la fase de demostración de la hipótesis que lo sustenta, para lo que se ha planteado al Instituto de Salud Carlos III un proyecto de validación “in-vitro” y en vivo del dispositivo encaminado a medir de forma precisa su efectividad en la prescripción de tratamientos.

Ya está, ya está. Vamos allá bien, pues dentro de ese gran proyecto que tiene como lema respira bien, vive mejor. Hemos dado otro paso más y es otro paso resultado.

Uno de los profesionales que han participado en el diseño, el ingeniero biomédico álvaro Pérez, ha destacado la colaboración entre diferentes servicios para desarrollar un dispositivo con el que “los profesionales van a poder mejorar sus diagnósticos”.

El doctor Pablo Montes, del servicio de cirugía maxilofacial ha incidido en la importancia de avanzan en “medicina de precisión” para buscar “tratamientos individualizados, como en este caso” porque “hay pacientes que solo necesitan un pequeño avance de la mandíbula, de tres milímetros para no roncar y descansar mejor, pero otros precisan de cirugía para irnos a 7, 10 o 15 milímetros”.

Tras la patente y cuando se superen las siguientes fases espera, ha dicho, que este dispositivo se utilice en todas las unidades del sueño de los hospitales españoles y del mundo.

El jefe del Servicio de Neumología del Hospital San Pedro, Carlos Ruiz, ha incidido en que los problemas del sueño derivados de la apnea pueden generar incluso patologías cariovasculares y ha explicado que en La Rioja han tratado ya a cerca de 5.000 personas con un dispositivo para dormir que aplica presión continua en la vía aérea “aunque hay muchas más que no están diagnosticadas”.

Ese es, ha explicado, el único tratamiento que financia el sistema público de salud para esta patología, aunque espera que otros, derivados del avance patentado ahora, puedan ser rectados por los facultativos, una vez que cuenten con la evidencia científica suficiente.

Subir