La Rioja

El Casco Antiguo de Logroño estrena nueva asociación vecinal y un ‘policímetro’

Nacida de forma espontánea, totalmente apartidista, la plataforma Demanda Casco Antiguo ya es una asociación vecinal abierta a la participación de todos los residentes del centro histórico que aspiren a recuperar la identidad y la habitabilidad “del maltratado y olvidado durante décadas corazón de la ciudad. Somos vecinos y vecinas que tenemos nuestro hogar en el Casco Antiguo de Logroño y que hemos alzado la voz contra el abandono y la desidia durante décadas de todas las corporaciones municipales y el abuso de una hostelería ultra que está desalojando a los vecinos”, explica Iratxe Apeztegia, presidenta de la asociación.

Demanda Casco Antiguo presenta la web demandacascoantiguo.org a través de la cual “animamos a los residentes a participar en la recuperación del barrio, con iniciativas a corto, medio y largo plazo y con el objetivo de reclamar el derecho fundamental al descanso, a recuperar espacios públicos y a exigir condiciones básicas de habitabilidad comunes a cualquier otro barrio de la ciudad”.

En la web se da cuenta de quiénes son los asociados, cómo nació el movimiento espontáneo y qué pretende esta concienciación vecinal que, por primera vez, agrupa a todas las zonas del Casco Antiguo. En tiempo récord, “la asociación ha paralizado la concesión de nuevas licencias de hostelería nocturna en el barrio, desmontando una estrategia de algunos hosteleros para cuadruplicar aforos, poner negro sobre blanco el abuso y la cesión a precio de saldo del espacio público a las terrazas, los incumplimientos manifiestos de las ordenanzas en vigor, incluido el consumo de alcohol sin control ni sanción en la vía pública y, sobre todo, la necesidad de revisar las actuales ordenanzas para ir devolviendo poco a poco la dignidad al corazón de la ciudad”.

Demanda Casco Antiguo es un espacio con tutoriales sencillos para presentar denuncias ante el Ayuntamiento -que pueden utilizar todos los logroñeses ante la extensión del problema de la ocupación de suelo público y de los ruidos generados por la hostelería a gran parte de la ciudad- por los habituales incumplimientos de las ordenanzas, junto con instrucciones para blindar las comunidades de vecinos ante el descontrol de las viviendas turísticas, causantes en gran parte del turismo de borrachera que padece Logroño que, por su tamaño y tradición gastronómica, debería ser ejemplo de sostenibilidad. Así lo explican los miembros de la asociación.

Asimismo, la web ha puesto en marcha un ‘policímetro’, que es un contador exclusivo de denuncias (llamadas a la Policía) del Casco Antiguo, para llevar una estadística propia frente a la ‘oficial’ del Ayuntamiento que “últimamente sólo hace referencia a las infracciones por orinar en la vía pública cuando hay problemas sin resolver de mucho mayor calado”.

Demanda Casco Antiguo hace un llamamiento a los residentes del centro histórico a asociarse y participar activamente en la recuperación “de unos derechos básicos y fundamentales que las distintas corporaciones municipales desde hace décadas han ido entregando al lobby de la hostelería y especialmente al ocio nocturno”.

Subir