La Rioja

El 20 por ciento de mudanzas en La Rioja se producen para iniciar una vida en pareja

Para muchas personas, cambiar de vivienda es un paso importante que no puede tomarse a la ligera. Existen numerosas razones para una mudanza: cambiar de zona, vivir en una casa más grande o incluso más pequeña, alcanzar la emancipación y muchos otros motivos.

Sin embargo, un análisis independiente realizado por la web de encuentros SugarDaters sobre los microdatos de la Encuesta de Características Esenciales de la Población y las Viviendas del Instituto Nacional de Estadística ha concluido cuál es el motivo principal de mudanza.

El 20,1 por ciento de las mudanzas en La Rioja se produce para iniciar una vida en pareja. Es la estadística más elevada de entre todos los motivos para cambiar de vivienda recogidos en los microdatos de la encuesta. Irnos a vivir con nuestra pareja es un motivo de alegría que se culmina con un techo compartido y una vida en común.

Alexandra Olariu, directora de marketing de SugarDaters, cree que «los bancos y los propietarios son conscientes de esta circunstancia al firmar sus contratos de hipoteca o arrendamiento. No en vano, el precio de muchos alquileres parece ser escogido para ser pagado entre dos. Esto me lleva a reflexionar sobre si la sociedad cree que es obligatorio tener pareja para poder pagar un alquiler».

Al analizar los microdatos por sexo, SugarDaters ha encontrado que el 19 por ciento de los hombres riojanos que cambian de vivienda inician una vida en pareja. En el caso de las mujeres, esta cifra es del 21,1 por ciento.

También es relevante para esta página de citas el porcentaje de mudanzas que se producen a causa de un divorcio o separación. El 1,8 por ciento de los cambios de vivienda en La Rioja sucede a raíz de una ruptura.

Alexandra Olariu ha explicado en este punto que «salir de un proceso de separación es muy duro, por lo que cambiar de aires es siempre una buena idea. Tras una ruptura, vivir en otro entorno y conocer gente nueva ayuda a la persona a olvidar y a reconstruir su vida».

El 2,2 por ciento de los hombres riojanos que cambian de vivienda lo hacen a raíz de un divorcio o separación. En el caso de las riojanas, este porcentaje es del 1,4 por ciento.

Subir