La Rioja

Yolanda Castillo: “Necesito verle la cara a ese malnacido”

Yolanda Castillo se muestra confiada en los pasos dados por la Guardia Civil tras el asesinato de su padre

Un remolino de sentimientos se entrecruzan en Yolanda Castillo desde que este miércoles se enteró de que había un detenido por el asesinado de su padre. Tras tres meses y medio de dudas, sospechas y sinrazón, la hija de Guillermo Castillo, asesinado el pasado 2 de mayo, tiene la necesidad imperiosa de verle la cara al que podría ser el asesino de su padre.

“Me llamaron para contármelo cuando estaba comprando en Leroy Merlín, dejé todo y me fui directa al juzgado de Haro a ver qué estaba pasando”, cuenta con una mezcla entre alegría por el trabajo policial, rabia por no entender nada y descanso viendo ya el final de esta pesadilla cada vez más cerca.

Aún no ha podido hablar ni con la Guardia Civil ni con la jueza. “Intenté hablar con ellos toda la tarde pero fue imposible, por la noche desde la Guardia Civil me mandaron un WhatsApp y me dijeron que estuviese tranquila, que estos días hablarán conmigo”.

Ella, de momento, se ha plantado en las inmediaciones de la casa de su padre que sigue precintada. “Me voy a estar aquí, porque supongo que vendrán a reconstruir con él los hechos, necesito verle la cara y decirle que es un malnacido”.

Con muchas dudas, muchas preguntas y muchas ganas de empezar a cerrar el ciclo que comenzó el pasado 2 de mayo. Ni han podido despedir en forma de sepelio a su padre ni pueden acceder a ninguna de las casas que están aún precintadas. “Supongo que aún tienen el cuerpo de mi padre ahí porque hay pruebas en su cuerpo que pueden incriminar a la persona pero tenemos ganas de poder despedirlo”.

Hace unos días les devolvieron los coches. “Del resto de las propiedades de mi padre, incluso un piso que tenía en Logroño, las llaves las tienen las autoridades”.

Aún no le cuadra demasiado todo. “Me tranquiliza saber que no era nadie del entorno pero tengo muchas preguntas ¿qué pintaba alguien que robaba habitualmente en la zona de Logroño en Cuzcurrita?, no me cuadra”, se interroga a sí misma.

También está agradecida por el trabajo realizado por la Guardia Civil. “Siempre confié en ellos, desde el primer momento, sabía que estaban trabajando y que iban a dar con el culpable”.

Subir