Gastronomía

Soto pone en valor sus mazapanes con una feria consolidada

Hace meses que los turrones están ya en los lineales de los supermercados y este fin de semana la mayoría de los municipios han encendido sus luces navideñas. Pero la Navidad no es Navidad sin los mazapanes de Soto cuyo comienzo de elaboración se tiene constancia que fue en 1871, y que es uno de los tradicionales dulces riojanos.

Así, este sábado, Soto de Cameros ha celebrado su II Feria del Mazapán de Soto, que tiene como principal objetivo promocionar el mazapán de Soto y, además, poner en valor la Reserva de la Biosfera.

Productores del mazapán de Soto, artesanos, empresas y organizaciones que elaboran productos y servicios amparados por la marca La Rioja Reserva de la Biosfera’ participan en esta jornada, que se completa con degustaciones, el espectáculo de animación teatral ‘Trío de truhanes’ a cargo de Sapo Producciones, una exposición sobre las antiguas escuelas de Soto en Cameros, la muestra ‘El Camero Viejo en dibujos’, de Ernesto Reiner, el sorteo de una cesta de productos amparados en «La Rioja Reserva de la Biosfera’ y una chocolatada.

La feria, organizada por el Gobierno de La Rioja y el Ayuntamiento de Soto en Cameros, también está ambientada como un mercado navideño, con casetas de madera en las que están presentes las organizaciones adheridas a la marca ‘La Rioja Reserva de la Biosfera’ -que ampara a 82 operadores y 40 municipios- así como otros productores artesanos.

La industria artesana de Soto de Cameros llegó a emplear a un gran número de personas en la localidad y, en la actualidad, este mazapán lo elabora un único operador, bajo la marca, Viuda de Manuel Redondo, y que es también uno de los operadores más antiguos de la marca de la Reserva de la Biosfera.

Subir