El Rioja

Cierre oficial de vendimias: 409 millones de kilos de una añada «complicada»

Cierre oficial de vendimias: 409 millones de kilos de una añada «complicada»

Con los dedos de las manos se contaban los días que quedaban para escuchar el anuncio oficial. Ha sido este lunes cuando el Órgano de Control del Consejo Regulador de la DOCa Rioja ha emitido su comunicado informando de la finalización de la vendimia 2022 en toda la denominación.

El último parte arrastre difundido por el Consejo (con los últimos datos actualizados a fecha de este pasado domingo) indica que duermen en las bodegas de Rioja más de 409 millones de kilos, concretamente un total de 409.184.205 kilos recepcionados, de los cuales cerca de 49 corresponden a uva blanca, aunque en los próximos días aún irán entrando más.

A falta del recuento final, esta producción se sitúa así solo a poco más de cuatro millones de kilos de diferencia respecto a la cosecha de 2021, cuando se recepcionaron 413.813.100 kilos. Sin embargo, y aunque algunos cálculos de expertos apuntaban a una vendimia 2022 más mermada de lo que realmente ha sido, sí ha superado en cantidad a la de 2020, que se quedó rozando los 409 millones (408.859.424).

A partir de ahora, y como ya es sabido, quienes todavía tengan viñas que vendimiar deberán ponerlo en conocimiento del Órgano de Control del Consejo antes de cortar la uva, aportando los datos de producción prevista, así como del viñedo y ubicación que procede esa uva. Cabe recordar que desde este cierre oficial de vendimias, las uvas que se elaboren a partir de ahora deberán ser pesadas en origen y destino en presencia de un Vigilante de vendimia del Consejo Regulador.

Rioja dice adiós, de forma generalizada, a una vendimia que en boca de muchos ha sido «complicada», con altibajos, cambios de rumbo y, sobre todo, cambios de decisiones. Las agendas preestablecidas en muchas bodegas han visto tachones y hojas arrancadas ante una cosecha que ha dado guerra, con maduraciones fuera de tiempo.

Unas, muy tempranas; otras, que parecían no acabar nunca. Paciencia y a esperar que la naturaleza siga su curso. Algunos han sabido (y podido) hacerlo, pero de ahí a lo que resulte finalmente el vino es otra cosa. Vienen semanas de trabajo, porque este año el vino también se hará en la bodega.

Subir