Deportes

El BM Logroño muestra signos vitales ante el Bada Huesca

El BMLogroño ha mostrado signos de mejoría con una victoria trabajada ante el Bada Huesca, por 31-29, en un choque donde los aragoneses siempre fueron por detrás en el marcador y no lograron sacar partido a algunos momentos de dudas de los riojanos, algo que determinó el signo del partido y permitió a los riojanos sumar su primera victoria en casa de la temporada.

El equipo logroñés tenía toda la atención sobre él, para comprobar si era capaz de empezar a enderezar la temporada o por el contrario volvía a mostrar la imagen débil dada hasta ahora, algo que hubiera incrementado su ansiedad por verse en la zona baja,
Ahora puede tomar aire por unos días, aunque debe ser consciente de que le queda todavía bastante que mejorar para aspirar de verdad a la zona alta de la tabla, de la que sigue lejos.

Los riojanos empezaron bien el partido, firmes en ataque y con una defensa más contundente que las últimas semanas, lo que les llevó a tomar la iniciativa desde los primeros minutos, “lanzados” por Serradilla y Diocou, que anotaron diez goles entre los dos hasta el descanso.
Pero en cuanto el Huesca entró en el partido el juego se igualó y los aragoneses consiguieron empatar, primero a 7, al cuarto de hora; luego a 11, en el minuto 23; y a 12 en el 24.

Sin embargo, los aragoneses no lograron ponerse por delante, y el BM Logroño sacó partido a una de las contadas paradas de Jorge Pérez para colocarse con dos goles de renta y conseguir una tranquilidad que mantuvo hasta el descanso, al que llegó con tres goles de ventaja gracias a que su portero detuvo un penalti lanzado por su excompañero Hackbarth.

La segunda mitad tuvo muchas similitudes con la primera, ya que los riojanos se mantuvieron de nuevo siempre por delante y el Huesca no fue capaz de sacar partido a sus esfuerzos por equilibrar el choque, en el que tuvo que conformarse con acercarse en el marcador final.
Serradilla fue quien mantuvo el tipo ofensivo de los riojanos (terminó con nueve goles) y en sus mejores momentos llegó a lograr que su equipo tuviera una ventaja clara, de seis goles.

Pero el Logroño no es un equipo fuerte mentalmente y lo evidenció en la recta final. Cometió algunos errores y las dudas empezaron a “comer” a sus jugadores.

En cinco minutos, del 20 al 25, el BM Logroño dilapidó una ventaja de cinco goles (28-23) que se quedó en nada (29-28) y dio vida al partido, porque un equipo claramente creía que podía ganar, el Huesca, y el otro no controlaba sus propios nervios.

Pero poco después llegaron las dos jugadas que definieron el encuentro. Primero Serradilla marcó un gol más (30-28), en una muestra de que era el más “frío” de su equipo. En la siguiente acción Rubiño cometió penalti y Markelau lo detuvo (su única parada) para dar paso a una contra que Keita materializó.

Casi dejó sentenciado el partido (31-28) aunque quedaban casi dos minutos por delante, que solo dieron de sí par aun gol más de los aragoneses.

FICHA

31.- Logroño La Rioja (16+15): Jorge Pérez (p), El Korchi (3), Rubiño (2), Diocou (6, 5p), Serradilla (9), Javier Rodriguez (1), David Cadarso (1), Markelau (p), Rivero (2), Kisselev (1), Javi García (2), Preciado (2) y Keita (2)

29.- Bada Huesca (13+16): Arguillas (p), Pérez (4), Suarez, Arnau (3), Benites (1), Cucek (2), Rudolff Hackbarth (3), Tercariol (p), Montoya (2), Carmona (3p), Malo (3), Cordies (4), Mosquera (4)

Parciales: 4-2, 6-3, 8-7, 11-9, 12-12, 16-13 (descanso), 18-14, 21-17, 24-19, 28-23, 29-26 y 31-29 (final).

Árbitros: Jordi Ausás y Miguel Florenza. Excluyeron por dos minutos a los locales El Korchi (2 veces), Rubiño, Serradilla y Keita; y a los visitantes Montoya, Cordies, Mosquera y Suárez.

Incidencias: Partido de la Liga Asobal disputado en el Palacio de los Deportes de La Rioja ante unos 600 espectadores.

Subir