La Rioja

«Las riojanas que quieran abortar podrán hacerlo en la región desde enero»

En toda negociación presupuestaria hay términos que van cuantificados en cifras y otros en voluntad política. A estos últimos se ha agarrado Henar Moreno para poner encima de la mesa la necesidad de que las mujeres riojanas puedan interrumpir voluntariamente su embarazo a través del sistema público de salud riojana.

El compromiso es que este derecho llegue antes de que termine la legislatura, aunque la diputada de Izquierda Unida cree que puede ser mucho antes. «La intención es que en el mes de enero cualquier mujer pueda interrumpir, si quiere, su embarazo en La Rioja», ha explicado a NueveCuatroUno.

Hasta ahora las mujeres que decidían pasar por el proceso de interrumpir su embarazo en la comunidad tenían que trasladarse a clínicas privadas en Pamplona o Zaragoza, aunque el importe de la operación corría a cargo de la sanidad riojana, así como el de los desplazamientos y el resto de gastos que conllevase esa decisión. La idea es que esto deje de ser así y que todas tengan la posibilidad de hacerlo dentro de la comunidad y a través de la sanidad pública.

Esta situación, que se ha venido llevando a cabo durante años, estaba motivada por el hecho de que la totalidad de los médicos riojanos se acogían a la objeción de conciencia para no practicar abortos en esta región. ¿Entonces qué deberá cambiarse para que esto deje de ser así? Henar Moreno es clara: «Intentaremos llegar a un acuerdo con alguno de los profesionales que tenemos en la región y, si no es así, se contratarán médicos de forma parcial de otros sistemas de salud para que vengan a La Rioja y lo hagan dentro de nuestro sistema sanitario público y no tengan que ser las mujeres las que se vayan a otra comunidad».

La idea no es otra que dar un paso más en el cumplimiento de la legislación nacional: «Si no se puede con los médicos de aquí, se harán contrataciones de forma específica», ha explicado. Para Henar Moreno la solución no es complicada y reitera que se trata sólo de voluntad política, ni siquiera de un importe específico en los presupuestos: «No es cuestión de dinero porque es probable que esas contrataciones supongan menos que lo que invierte ahora el Gobierno en que las mujeres interrumpan su embarazo en clínicas privadas; es cuestión sólo de querer».

Para Moreno, hacer que las mujeres puedan optar a este derecho en la comunidad es «una de las bases en las que se va a soportar este nuevo presupuesto».

Subir