Deportes

Ezcaray recuerda a Julio Jiménez con un corto sobre ciclismo y vida ‘sesentera’

Foto: La huelga de la sardina

Ezcaray revivió por unos días la mezcla entre ciclismo vintage y vida de la España de los años 60. Lo hizo gracias a la grabación de ‘Se acabó el verano’, un cortometraje de 20 minutos que recuerda la vida del ciclista Julio Jiménez, deportista con una personalidad apabullante. Recientemente fallecido a sus 87 años, participó en la grabación. ‘Perico’ Delgado y su hijo Pedro Delgado Nicanor (director), en colaboración con la productora La huelga de las sardinas y KAS; han elegido ambientar esta historia en la Primera Villa Turística de La Rioja.

El dúo, muy conocido por sus ‘Pericopuertos’ de RTVE, explica su selección. «Estábamos buscando un sitio basado en hechos reales. La historia original era en la zona de Oviedo, pero no pudimos grabar allí. Estábamos buscando una alternativa a Asturias y nos recomendaron Ezcaray. Mi padre ya había ganado aquí y cuando vinimos a preguntar, la gente nos recibió muy bien. Ha sido un placer. La zona es fantástica para grabar. Por ejemplo, la zona de subida la hemos grabado en La Cruz de la Demanda».

Foto: La huelga de las sardinas | Una curva de herradura en la Cruz de la Demanda, en plena explosión de la naturaleza

Querían sitios especiales y los han conseguido: «Bromeábamos con el alcalde (Gonzalo Abajo) y le decíamos que queríamos carreteras malas. Él nos decía que justo de eso había, porque la gente se estaba quejando (debido a las inclemencias meteorológicas, es difícil mantener un buen estado de algunas carreteras, especialmente en invierno). Hemos llegado por todas las carreteras malas que hemos encontrado y están súper chulas», continúa Nicanor.

El rodaje ha transcurrido por el municipio de Ezcaray, empleando lugares como la plaza del Conde Torremúzquiz, el barrio de Soleta, un paraje cercano a Turza en la carretera de Bonicaparra o la mencionada Cruz de la Demanda. Además, también hubo escenas grabadas en Villar de Torre. «El rodaje está ambientado en los años 65, así que había que buscar carreteras que no estuviesen asfaltadas como están ahora, que están casi todas. Dimos vueltas por aquí para encontrar carreteras con un piso irregular, para que se asemejaran a aquella época», explica Perico Delgado.

Foto: La huelga de las sardinas | Una carretera cerca de Villar de Torre

Cariño popular

Nicanor elogia también la accesibilidad de la zona y de sus gentes: «Una localización de alta montaña, como la Cruz de la Demanda, solo está a 25 minutos. La carretera de Turza, con árboles entrecortados, es preciosa. Además, cuando grabamos en Soleta, me he enamorado de una callecita y ya conocemos a todos los vecinos, porque hemos grabado dos veces. Es un sitio con rincones muy bonitos y da muchas posibilidades de grabar. No solo porque sea bonito, sino porque la gente está orgullosa de enseñarlo. Y eso facilita mucho las cosas».

Así se reflejó en la grabación, como explica Nicanor: «Grabamos el final de la carrera en la plaza. Teníamos cabezudos, figuración y de todo. Llegamos a tener 50 en figuración sin ciclistas, 25 en equipo técnico y 25 ciclistas. Había como 150 personas viéndolo alrededor de la plaza. Ha sido como montar un gran evento aquí, sientes el calor de la gente y eso te anima para sacar fuerzas al final del día. Tuvimos 250 personas en total y hasta 120 a la vez. En algunas escenas aparecen hasta 75».

El personaje

Para alguien que no sea aficionado al ciclismo, ¿quién era Julio Jiménez? Lo explica Perico Delgado, gracias a su experiencia sobre dos ruedas: «En la época de los años 60, fue rival de Bahamontes, primer español que ganó un Tour de Francia. Fueron rivales en la montaña. Julio casi gana un Tour e hizo segundo en el Giro de Italia, pero le faltó haber ganado ese Tour para ser más recordado. Como buen abulense, se defendía en la alta montaña. Pero su estilo de vida trasciende lo deportivo, porque él era un poco aventurero».

Foto: La huelga de las sardinas | Perico Delgado junto al fallecido Julio Jiménez, en el rodaje

Una aventura en todos los sentidos inimaginables: «Nunca se casó y era un don juan en forma amorosa». El cortometraje tratará de mostrar así su vida, como explica Delgado: «La gente puede pensar que va destinado a un público aficionado al ciclismo, pero no tiene nada que ver. El Campeonato de España de Montaña (competición que ya no existe), sirve de ligazón. Se trata de descubrir a un personaje, que como decían los franceses era un bon vivieur (gozador). Era un gran deportista, pero le gustaba la fiesta y la vida nocturna».

Nicanor puntualiza: «Es más sobre el verano que sobre ciclismo. El ciclismo está ahí y da color a la historia, pero es más una historia de un donjuán ciclista que una historia de ciclismo con un donjuán. Está basado en las comedias italianas y españolas de los años sesenta, con personajes coloridos y reales. Recuerda a estos donjuanes que pasan por la vida en moto, casi de pueblo en pueblo».

Foto: La huelga de las sardinas | Una escena; si se observa bien la claqueta, se lee el nombre del corto

Han cambiado muchas cosas desde entonces y España no se parece mucho. Delgado da más detalles: «Hay que recordar que las fiestas de los pueblos en esa época tenían una carrera ciclista. Era una carrera de profesionales, con anécdotas que reflejan lo que se vivía a nivel social. La carrera llama la atención, pero el espejo es un poco la vida».

La obra espera ver la luz a principios del año que viene, como aclara Nicanor: «Queremos lanzarlo de cara a festivales de enero». Y además, padre e hijo prevén efectuar algunas proyecciones futuras en la Marcha Perico Delgado o incluso, en el Teatro de Ezcaray: «Hemos hablado de muchas cosas, pero todavía no hemos terminado el cortometraje, así que ya veremos».

Subir