El Rioja

«Nuestra filosofía es hacer un tempranillo elegante respetando a su vez el medio ambiente»

Luis Valentín y Carmen Enciso, en su bodega en Ollauri

Con 24 años de experiencia, «más quince de propina» en otra bodega anterior, Luis Valentín y Carmen Enciso han trabajado mano a mano siempre con la máxima de «intervenir lo suficiente para no tener que intervenir después» y el resultado ha sido la elegancia y finura en el manejo de la uva tempranillo.

Los aromas que desprende Valenciso protagonizan este jueves la segunda jornada del I Ciclo de Catas Underground (entradas agotadas), organizado por NueveCuatroUno y Calado by Criteria, con una cuidada selección de botellas: Valenciso Reserva 2016, Valenciso Cemento, Valenciso 10 Años Después 2012 y Valenciso Blanco 2020.

– La bodega ha pasado del clasicismo del Reserva al novedoso Cemento. ¿Cómo ha sido esa evolución?

– El Reserva ha sido y es nuestra bandera, nuestro vino clásico que estuvimos elaborando únicamente en la bodega durante los diez primeros años. Tiene la elegancia y la finura de los clásicos tempranillos pero con la modernidad de la fruta, que hemos conseguido equilibrarla muy bien con la madera. Además, con este 2016 estamos muy contentos porque hemos dado un paso adelante en el camino de conseguir aportar a esa elegancia un poco de cremosidad, que el vino sea menos vertical. Y de repente llegó, el verano pasado, Valenciso Cemento con estilo muy rompedor. Con este vino hemos logrado conservar la viveza del tempranillo con un toque más confitado y dotarle de los ingredientes perfectos para envejecer unos años en botella.

– ¿Cómo ha irrumpido Valenciso Cemento en el mercado?

– Su éxito nos ha sorprendido muchísimo, sobre todo la gran aceptación entre el público joven. Es un vino elaborado y estabilizado en cemento, como todos nuestros tintos, pero que no ha tocado nada de madera. Aún así, en las catas confunde al consumidor, que varias veces nos ha dicho que no le pilla el tipo de barrica. ‘Ni se lo vas a pillar’, contesto riéndome.

Luis Valentín (Bodegas Valenciso)

– Más novedoso es el Valenciso 10 Años Después. ¿Es el vino más complicado enológicamente?

– Diría que lo fue durante aquellos primeros diez años hasta que sacamos la primera cosecha de 2005 en 2015. Fue un trabajo complicado con muchas pruebas y errores, decidiendo y considerando. Pero después todo ha sido seguir la rueda y ahora, Carmen y yo solemos decir que es uno de nuestros diez mejores vinos que hemos creado de los 39 años que llevamos trabajando juntos.

– Una vinificación que no siempre está lista para embotellarse.

– Así es. No hubo en 2006, 2009 ni habrá de la añada 2013. Son apenas 4.500 botellas de un vino que muestra la belleza del cemento que guarda la viveza de la fruta a pesar del paso del tiempo en barrica. La clave está, primero, en la elección del vino de base buscando el más concentrado, y después, en el tipo de barrica, que ha de tener un tostado que haga que el impacto en la fruta sea mínimo para que no se convierta en un zumo de roble. Al de 2012, además, le hemos dado un toque final con un cambio de barrica durante seis meses que le aporta golosidad.

– ¿Qué tienen en común estos vinos?

– Todos tiene la finura y elegancia de los tempranillos atlánticos de aquí, la viveza que buscamos con ese plus de acidez, vinos un poco tiesos y firmes y también con juventud que le dan más vida. Además, cuentan con esa longevidad que da el cemento. Y por supuesto, mantienen la filosfía de la bodega: hacer un tempranillo elegante respetando a su vez el medio ambiente (desde 2017 estamos dentro de agricultura ecológica) y buscando siempre la excelencia ampliando el portfolio.

– Y entre tanto tempranillo tinto, un vino blanco para completar la cata. ¿Qué supone este vino para Valenciso?

– Nuestro blanco fermentado y envejecido en barrica se estrenó con la añada de 2008. Hasta entonces solo teníamos tinto en la bodega, pero conseguimos unas viñas que tenían algunas cepas de viura y garnacha blanca. El reto intelectual, que tendremos que comprobar en el 2033 cuando la primera cosecha cumpla 25 años, es conseguir un vino con cremosidad y capacidad de larga guarda. Será entonces cuando podamos decir si lo hemos logrado o no, pero por el momento avanza muy bien porque ha sido un éxito enológico y comercial, donde también nos brindó su ayuda Denis Dubordieu, el gurú del vino blenco en Francia.

Subir