Sucesos

Los destrozos de Autol, desde dentro: una vivienda en riesgo de derrumbe

Si las imágenes del deslizamiento de tierra que ha provocado el desalojo de nueve viviendas en Autol impresionan, más lo hacen las fotos del interior de una de las viviendas más afectadas. Los vecinos, preocupados por la situación de sus casas, explican que todo comenzó el jueves por la tarde. “Llevábamos sacando agua varios días de la bodega y fue el viernes por la noche cuando vimos que la bodega de la casa estaba dando de sí”, explica Mamen, dueña de una de las casas más afectadas.

Ellos mismos avisaron al Ayuntamiento de lo que estaba sucediendo y decidieron salir de su casa antes de un peor desenlace: “Nos cuentan que hubo momentos en el que el corrimiento avanzaba 2 centímetros cada hora”. Después llegó el desalojo del resto de los vecinos: “Ayer nos dejaron entrar media hora junto a los bomberos a coger lo que podíamos necesitar de forma más urgente”. De momento, no sabe cuando podrá volver a su casa.

Durante toda la noche los técnicos han estado pendientes de la zona afectada por el colapso que provocó el desalojo de nueve viviendas. “Es una zona de viejas bodegas como muchas de las que hay en La Rioja; la urbanización que hay encima lleva más de 35 años y nunca había pasado nada hasta ahora”, explica Catalina Bastida, alcaldesa de la localidad.

Ahora se está trabajando con los técnicos para decidir las actuaciones que se van a llevar a cabo los próximos días: “En principio hay siete de las casas que están desalojadas sólo por precaución y dos, la de encima del cerro y la de abajo, que son las más afectadas”.

A primera hora de este lunes se llevará a cabo una nueva inspección, pero todo indica que el corrimiento se ha frenado y “desde el sábado a las tres de la tarde parece que los terrenos no se han movido, aunque seguimos vigilando”, explica Bastida, quien deja las posibles soluciones en manos de los técnicos.

“Nos preocupan las nueve viviendas desalojadas. Las más afectadas son dos, la de cabeza del deslizamiento y la del pie y no se va a poder entrar en ellas. Vamos a ver si esta semana se puede acceder a las otras siete y que las familias vuelvan a sus casas, según evolucione la aceleración de las grietas, y siempre desde el punto de vista optimista. Esto puede cambiar y seguimos con mediciones constantes”, explican desde los servicios de emergencia del Gobierno de La Rioja.

La casa superior, en Cerro Santiago, presenta daños muy importantes y existe el riesgo de derrumbe. Para la de abajo se estudian posibles actuaciones para protegerla y que en un periodo de tiempo no demasiado largo pudiesen entrar a vivir sus propietarios. La bodega, como se aprecia en las fotos que acompañan esta información, está totalmente perdida.

Si en los próximos días sigue lloviendo podrían producirse nuevos desprendimientos, teniendo en cuenta que el terreno es arcilloso. Por ello, el Ayuntamiento intenterá tapar este lunes las grietas abiertas en la calle para que el agua no se filtre en las capas inferiores del suelo.

Será a lo largo de la mañana cuando se estudie la posibilidad de que las familias de las siete casas que, de momento, no están afectadas puedan volver. Las dos más dañadas tendrán que esperar más tiempo.

Subir