Deportes

Darío roza la gesta pero cae ante Altuna III en el inicio de la liguilla del Manomanista

Foto: ETB

El pelotari riojano Darío Gómez ha caído ante Altuna III (22-19) en su primer partido de la liguilla de cuartos de final del Manomanista. El ezcarayense ha tenido muy cerca la victoria (13-19), pero su rival ha conseguido reponerse en el peor momento para remontar y hacerse con el triunfo. Tras una durísima batalla física de más de una hora, el saque ha sido decisivo para que el vigente campeón se llevara el partido.

25 pelotazos ha tardado Altuna III en conseguir un precioso primer tanto. Un preludio de la batalla que iba a significar el partido, pronto una sucesión de tantos interminables. El de Amézqueta era favorito y ha empezado más fuerte (3-0), apostando por un juego rápido y agresivo. Pronto ha llegado la respuesta de Darío, moviendo bien a su rival por la cancha y con paciencia para encontrar su momento. Tras una gran dejada, ha conseguido ponerse por delante por primera vez (4-5). La grada coreaba su nombre y gozaba con un tremendo partidazo.

Mientras tanto, su botillero era explícito: ¡Vamos Darío, adelántate!». Conseguir la iniciativa ante un rival semejante no es nada fácil y el rojillo hacía amagos de escaparse (9-6). Más allá de lo que indicara el marcador, dos hombres glorificaban la pelota en Bilbao. Darío mandaba la pelota al ‘7’ y Altuna III, totalmente exigido, no fallaba. El vasco lanzaba una dejada casi mortal y ahí estaba el riojano para contestar. Los aplausos y los gritos de júbilo del público hacían entender que un partido así no se veía todos los días.

Para deleite de los ‘pelaires’ desplazados en bus desde Ezcaray, su paisano ha empezado a encadenar golpes de gracia. El ‘txoko’ ha sido la clave para empatar (9-9) y más tarde, el saque le ha permitido ponerse por delante, culminando un 0-5 de parcial (9-11). Una dinámica que se ha mantenido al primer descanso (10-12) y que iba a acrecentarse destino al campanazo final. Inesperado sobre el papel, pero totalmente merecido en la cancha. La elección de material también acompañaba a Darío, cada vez más inspirado (11-17 y 13-18 al segundo descanso).

Sin embargo, los campeones tienen siete vidas y Altuna III iba a demostrarlo. Darío ha llegado a ponerse 13-19, pero cuando parecía más difícil, un 9-0 ha llevado el 22 al cartón rojo. El riojalteño ha querido arriesgar con una dejada y ha fallado. El guipuzcoano ha recuperado el saque y eso ha sido definitivo. Darío ha cometido algunos errores, pero nunca ha dejado de luchar hasta el último tanto. Literalmente además, ha acabado por el suelo y con el público despidiendo de pie a ambos pelotaris.

Darío: «Le he dado vida y me ha merendado»

Tras el partido, Darío ha expresado su decepción en ETB: «Se me ha escapado, lo tenía medio enjaulado y le he dejado la puerta abierta. No se pueden cometer errores cuando el rival está medio alicaído. En el 13-19 me he jugado una dejada porque pensaba que él estaba demasiado dentro del frontis y que sería punto. No ha salido, luego me he jugado otro dos paredes y también he fallado».

Visiblemente afectado en su ánimo, ha lamentado la situación: «Le he dado vida y me ha merendado. Cuando tienes al mejor entre las cuerdas, lo que quieres es cerrar el partido. Por algo es el mejor no se ha ido del partido en ningún momento. Al final me ha jodido y ya está». Por delante, «dos finales» para darlo todo: «Tengo que mejorar muchas cosas para hacer frente a Jose Javier Zabaleta y esta semana veremos. Hay que salir el próximo día a hacerlo lo mejor posible. Hoy lo he dado todo, pero no me ha servido para ganar».

Subir