Firmas

Tinta y tinto: ‘Gobierno de Resurreción’

El Domingo de Resurrección nos recuerda que para todo en esta vida hay un plan. Da igual que creas que este obedece a los designios de Dios, Alá, el destino o tus propias ideas. Por centrarnos en la Semana Santa, época de contrición para la buena gente de fe y creencias religiosas, cabe recordar que “el plan” del padre todopoderoso era enviar un “salvador” que nos redimiera a los pobres mortales y pagara por nuestros pecados. Desde la entrada de Jesús en Jerusalén aclamado por la muchedumbre hasta su resurreción al tercer día, el Mesías vive su última cena, su viacrucis y su muerte. Todo formaba parte del plan.

Lo del plan de Dios fue degenerando con los años por las ansias económicas y políticas de la iglesia, que aprovechó el tirón del Mesías para crear el negocio más rentable de la historia de la humanidad. Es lo que pasa con los planes, que decía Mike Tyson: “Todos tienen uno hasta que reciben la primera hostia”. En las últimos meses hemos conocido ‘el plan’ de Fernando Alonso para volver a ganar el Mundial de Fórmula 1 y ‘el plan’ de Richard Williams para convertir a Venus y Serena en las mejores tenistas de la historia. También el plan de Vladimir Putin para controlar medio mundo y el plan de Alberto Núñez Feijóo para devolver al PP a La Moncloa.

Planes, planes y más planes. Todo el mundo tiene un plan. Incluso Concha Andreu. Al menos, eso quiero imaginar después de los últimos acontecimientos vividos con nuestra consejera más particular. Ella también llegó desde Berlín como Jesús llegó a Jerusalén. Su objetivo no sabemos muy bien cuál era en aquel momento, pero aterrizaba en La Rioja impuesta por la dirección de Podemos (Pablo Iglesias al frente) para “salvar” una candidatura cuyas primarias habían acabado en los tribunales. Las típicas peleíllas de la izquierda. Lo que pasó a continuación, te sorprenderá. O no. Hemos perdido la capacidad de sorprendernos tras la consecución de hechos insólitos en la política española.

Resulta que la entonces candidata, en aquella época, era la típica compra de AliExpress: Daenerys de la Tormenta, La que no arde, Rompedora de cadenas, Madre de Dragones, Khaleesi de los Dothraki y del Gran Mar de Hierba, Reina de los Ándalos, los Rhoynar y los Primeros Hombres, Señora de los Siete Reinos y protectora del Reino, Princesa de Rocadragón, Reina de Meereen. Cuando pasaron las elecciones y tocó a las fuerzas progresistas ponerse a negociar y gobernar, se convirtió en algo que sólo se puede definir en dos palabras: Raquel Romero.

Podemos en La Rioja ha vivido estos días su capítulo 1.863.654.910 con la expulsión del partido de su única representante en las instituciones regionales. La incapacidad de la formación morada para articular un proyecto en la comunidad y mostrar un mínimo de seriedad solo es comparable a las actuaciones de España en Eurovisión. Desastre político que de vez en cuando añade nuevas dosis de ridículo para sorprender a propios y extraños. Cuando crees que la función ya ha acabado, nuestros particulares actores vuelven a salir al escenario para protagonizar un nuevo entremés, aunque hayamos perdido la capacidad de sorprendernos.

Sin hacer ninguna consulta seria en el pequeño Logroño del poder, tengo una pequeña teoría sobre el plan de Andreu. Recordemos que ella también tiene un plan. Raquel Romero ya está amortizada. Tres años en el Gobierno de La Rioja haciendo el paria son demasiados y este verano toca darle la boleta. Una vez que se aprueben cuatro minucias en el Parlamento para las que no puede hablar con Ciudadanos, la consejera de la nada (su nombre oficial es Igualdad, Participación y Agenda 2030) saldrá del Ejecutivo en una nueva reestructuración que servirá para “ahorrar dinero al contribuyente”, reducir el número de altos cargos y enviar un mensaje al votante del centro-izquierda.

Entonces nos preguntaremos todos por qué Concha Andreu no lo hizo antes como sí hizo con Luis Cacho, Francisco Ocón, Ana Santos, José Luis Rubio, Sara Alba… bueno, con todos salvo con Celso González y Eva Hita. Después de que Podemos expulsara a Romero, la presidenta tenía una excusa tan sencilla que ni una eliminatoria de Champions para el Madrid. No tendremos la respuesta porque no conocemos esa parte del plan, pero pensaremos entonces que se trata de la Resurrección del Gobierno de Andreu. Al menos, en el intento. Es época de contrición antes de empezar la campaña electoral.

Subir