La Rioja

Cae en Logroño la banda internacional de los catalizadores

Cae en Logroño la banda internacional de los catalizadores

La Policía Nacional ha desarticulado en La Rioja un grupo criminal internacional con alta experiencia en la sustracción de catalizadores de coches. Al mismo se le imputa la sustracción de más de 35. La operación ha finalizado con la detención de tres varones (38, 32 y 28 años), procedentes de Rumania. Fueron sorprendidos ‘in fraganti’ cuando se disponían a enviar parte del material sustraído.

A los tres detenidos se les imputan los delitos de pertenencia a grupo criminal y hurto. Realizaron los robos en vehículos estacionados tanto en la vía pública como en diferentes parkings de Logroño. Sobre todo, en zonas periféricas, probablemente por la existencia de vías rápidas de escape próximas para una mayor seguridad de los autores de los hechos.

En el momento de la detención se recuperaron 12 de estas piezas, junto con diversas herramientas necesarias para poder desmontar los catalizadores de los vehículos. Entre ellas, hojas de sierra para metal, dos gatos hidráulicos y una herramienta artesanal especialmente fabricada para la fractura de los tubos.

Las investigaciones policiales comenzaron en mayo de 2021. La Policía Nacional recibió entonces las primeras denuncias por parte de propietarios de vehículos a los que les habían sustraído los catalizadores. “Una circunstancia que estaba provocando graves perjuicios a los propietarios, pues una vez las víctimas del hurto habían sido objeto de las sustracciones, la compra de un nuevo catalizador suponía entre 500 y 4.000 euros, según los modelos.

Incluso algunas compañías aseguradoras llegaron a declarar siniestro total el coche debido a la antigüedad del mismo, ya que dicho importe era superior al valor real del turismo, pagando las compañías de seguro una pequeña indemnización (insuficiente para la reparación del mismo).

Una vez que los investigadores localizaron a los responsables, pudieron comprobar su alto grado de especialización, tanto en el desarrollo de este tipo de actividad delictiva, como para intentar evadir la acción policial.

Los detenidos (sin antecedentes policiales) llevaban a cabo su actividad con especial predilección por vehículos de determinadas marcas comerciales y pasaban horas en los aparcamientos buscando coches y modelos concretos para sustraer su catalizador.

Según la Policía, daba la apariencia de que lo que quisieran fuera colocárselos a vehículos similares cuando lo que buscaban realmente era venderlos con la mayor rapidez posible.

Los investigadores no descartan que se produzcan más detenciones. Los agentes tienen como prioridad descubrir los lugares donde se podrían efectuar las transacciones de compra y venta de los catalizadores sustraídos. Además, hay indicios de que los arrestados actuaron mediante encargo para abastecer a talleres clandestinos, o proceder a su venta en chatarrerías o en el mercado negro.

Subir