Cultura y Sociedad

Ya es correcto decir «enoturismo»: el diccionario de 2022 incluye el término

Enoturismo en Bodegas Franco-Españolas.

Ha costado lo suyo, pero ya no es incorrecto afirmar que haces «enoturismo». Tras casi cinco años de batalla formal, la Real Academia de la Lengua (RAE) ha incluido en su última actualización uno de los términos que hasta ahora no figuraba en el Diccionario de la Lengua Española, y eso que otros como «almóndiga» o «papichulo» llevan años aceptados en la ‘Biblia’ de nuestro idioma.

En el año 2017 se inició el movimiento popular para incluir «enoturismo» en el diccionario. Y la Academia se pronunció en las redes sociales, respondiendo a un tuit de Samu Fernández, actual responsable de comunicación de La Rioja Alta S.A.: «Ya está prevista la inclusión de ese término en la próxima actualización del diccionario académico».

El pasado mes de diciembre (cuatro años después de aquel anuncio), la RAE mostraba la fumata blanca: «enoturismo» aparecería en el nuevo diccionario, junto a otros términos como «apalizar», «biopic», «cachopo», «sanjacobo», «churretón», «criptomoneda» o «eurofán», por citar solo algunas de las novedades.

Así, cuando ahora cualquier ciudadano busca la palabra en el diccionario ya no le suelta aquello de que el término no existe, remitiéndole a buscar «ecoturismo«. Con el hito conseguido, ahora se mantiene otra batalla: que «caldos» siga siendo considerado un sinónimo del vino, por aquello de que no se debe servir caliente. «Caldos», por cierto, que cualquiera puede pedir mientras hace «enoturismo».

Subir