Deportes

Soto Grado: «¿Miedo por pitar la Supercopa? Solo siento orgullo y felicidad»

César Soto Grado escribirá este domingo una página dorada para el arbitraje riojano, al dirigir su primera final de la Supercopa de España, que enfrenta en Arabia Saudí (19:30 horas) a Real Madrid y Athletic Club. Aunque no es habitual ver a los árbitros ante el micrófono, el colegiado del Comité Riojano ha analizado la gran cita ante los medios de comunicación y se ha mostrado «súper ilusionado».

El deportista toledano pero formado en La Rioja ha sido tajante al asegurar que los focos no le impresionan: «No tengo miedo, duermo bastante bien y solo siento orgullo, motivación y felicidad» ante la gran final entre Madrid y Athletic. Su voluntad, eso sí, es pasar desapercibido: «Trataré de tomar las mejores decisiones para que ambos clubes estén contentos y no interferir en el resultado; aquí los protagonistas son los jugadores».

En su primera rueda de prensa como árbitro (ha bromeado con que «esto es más difícil que pitar la final»), Soto Grado se ha definido como «una persona bastante educada y normal», asegurando que «no creo que haya mucha gente que tenga quejas de mí, pero me disculpo si alguna vez algún jugador se ha sentido ofendido por una actuación mía».

A este respecto, ha incidido en que no se deja condicionar por la ‘pillería’ de ciertos futbolistas acostumbrados a tratar de ‘engañar’ a los árbitros a la hora de tomar decisiones sobre el campo. «Soy profesor de Educación Física y arbitrar es como el colegio: tratamos de controlar las emociones con cada jugador y no estamos condicionados a la hora de tomar decisiones por actuaciones anteriores», ha explicado. «Hacemos borrón y cuenta nueva; puede haber un jugador que se tira siempre y al mañana en la final le hagan un penalti como un castillo. Empezamos desde cero en cualquier tipo partido y tratamos de ser lo más justos posible», añade.

Y ante las posibles dudas de apreciación, el colegiado del Comité Riojano ha ensalzado la labor del videoarbitraje: «Llegué a Primera (en la temporada 2019-2020) el primer año que se instauró el VAR y me tuve que adaptar a eso y a la categoría a la vez; fue duro. El árbitro quiere tomar decisiones acertadas en el campo, pero si ocurre algo extremadamente obvio el VAR nos hace evitar errores. Su fin principal no es para los árbitros sino para los equipos, para que no pierdan un título por un error extremadamente grave».

Subir