El Rioja

Hermoso de Mendoza: «La Rioja nada tiene que envidiar a Burdeos o La Toscana»

El alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza, ha reiterado que la capital riojana es una «enópolis» y que «La Rioja nada tiene que envidiar a otras partes del mundo como Burdeos, La Toscana o Napa Valley y para eso lo que hay que hacer es desarrollar su valor». «Logroño tiene ocho grandes bodegas en su término municipal y es el décimo primer municipio en plantación de vid, tenemos un mar de viñas, cuatro millones de cepas rodean la ciudad», ha detallado.

En el foro organizado por NueveCuatroUno en Lavinia (calle Ortega y Gasset, Madrid), el primer edil ha indicado que «La Rioja es la tierra con nombre de vino y Logroño es su capital». ¿Qué es lo que busca el consistorio? «Atraer inversiones. Hay gente con capital y ganas de disfrutar», ha reconocido, destacando que pronto abrirá el hotel de cinco estrellas en el antiguo edificio de Correos en pleno corazón de la ciudad.

No se ha olvidado el alcalde de los fondos de recuperación. «Con ellos queremos revitalizar nuestro patrimonio cultural: abrir el calado de San Gregorio, Lagares, el Centro de la Cultura de Rioja». Y ha dado pie a posibles futuros proyectos: «Si alguien piensa donde puede existir la mejor escuela de sumillería de Europa, igual piensa que en Logroño. Si alguien piensa donde puede abrir una escuela de negocios vinculada al mundo del vino, seguro que piensa en Logroño».

«Lo mismo que Burdeos hizo la Ciudad del Vino, cualquiera de las miles de actividades que en Logroño y La Rioja se realizan en torno al mundo del vino, pueden realizarse en un centro como el Centro de la Cultura del Rioja», ha enfatizado Hermoso de Mendoza, agradeciendo también el apoyo que la presidenta Concha Andreu está realizando a la Enópolis. «Tiene la voluntad política de desarrollar la Enorregión y nosotros somos una parte más de ese proyecto».

«Nosotros somos una parte más que tiene que conseguir lo que se planteó el Consejo Regulador: atraer un 1,3 millones de enoturistas en 2025 y que la mitad de ellos sean internacionales», ha explicado el alcalde, señalando también como reto importante que sea un «turismo de calidad» y que aumente el gasto medio por visitante. «Creo que las bodegas están haciendo esa tarea de hacer un buen enoturismo: diferenciado, segmentado, familiar, en pareja, específico, y nosotros tenemos que estar cerca de ellos», ha planteado.

«Además existen pequeñas y medianas empresas que están haciendo proyectos relacionados con el mundo del vino y que quiere invertir en un lugar como puede ser La Rioja. Esto es lo que esperamos: desarrollar un proyecto llamado Enópolis. El mundo del vino, que es como una gran familia, también está esperando las propuestas de valor, el empuje y el deseo de poder estar más presentes en el siglo XXI. Aprovechar toda la potencia que La Rioja tiene. Hay que seguir cosechándola», ha añadido.

Por último, Hermoso de Mendoza ha resaltado que es una oportunidad que no se puede pueder. «Hablamos de sostenibilidad, apego al territorio y valores del buen vivir que caracterizan a una ciudad como Logroño. Todo el sector que rodea el vino, tecnología e industria auxiliar, deben hacer esa propuesta de valor».

Subir