Empresas

Los seguros de salud, laborales o de ciberriesgos, nuevas tendencias del mercado

En el número 32 de la calle María Teresa Gil de Gárate reposa la confianza de muchos ciudadanos que saben con seguridad que un equipo de expertos atiende sus demandas en los momentos más complicados, situando siempre al cliente en la cúspide de la pirámide. «Cuando la gente llega a Madorrán Corredor de Seguros sabe que lo que se va a encontrar es una gran especialización en el tema de los seguros, sobre todo en asesoramiento en la contratación y en la posventa ante siniestros».

Fernando Madorrán es Corredor de Seguros desde hace más de 35 años y ejerce como presidente de la Asociación de Corredores de La Rioja (ADECOR) desde 2008. Comenzó su andadura en esta profesión gracias a su padre, quien lo introdujo en el sector al trabajar en una compañía de seguros. Pero el gran cambio en su vida llegó cuando pasó de ser agente a corredor. Poco a poco fue aumentado su cartera de clientes y servicios hasta convertirse en lo que es hoy en día. «Busco dar un servicio amplio, variado y lo más exquisito y personal posible, así como una atención importante a la hora del siniestro, que es cuando realmente el cliente necesita tu ayuda. Nuestra máxima es atender sus necesidades y darle un servicio lo más exquisito y personal posible, dar soluciones tanto a la hora de contratar los seguros como de atender los siniestros», remarca.

Y al igual que han evolucionado los mercados en el últimos años, los seguros también se han ajustado a los nuevos tiempos. «Antes lo que más se aseguraba era el coche y alguna vez el hogar o las empresas, pero ahora el abanico se ha abierto mucho y ha habido incorporaciones de nuevos tipos de seguros adecuados a las nuevas tendencias. Ahora hay seguros desde pérdidas de beneficios, de ciberriesgos para los ataques informáticos, seguros también de responsabilidad civil de todo tipo, además de los ya conocidos. Además cada compañía tiene una gran gama de productos, por lo que la oferta no tiene nada que ver a la de hace dos o tres décadas», señala el gerente.

Algo que refleja también el interés del público por contar con un corredor de seguro en su día a día. «Es fundamental a la hora de contratar un seguro, por un lado, por la variedad de servicios adaptados a los diferentes riesgos que puedas correr en función de las necesidades de cada persona. Además, el corredor no está vinculado a ninguna aseguradora en concreto, sino que es una figura que asesora de forma imparcial porque trabaja para varias aseguradoras».

En el caso de los servicios posventa, aquellos que producen después de un siniestro, «el corredor se encarga de pasar el parte a la compañía, coordinar a los peritos, preocuparse por la indemnización que ha de recibir el cliente y de que se cumplan las garantías pactadas en la póliza, valorar la satisfacción del cliente, así como si hay que mandar un segundo peritaje».

Fernando reconoce que la pandemia ha dado un giro a la lista de seguros ‘top’. Así, los que más están destacando entre las demandas de información y contrataciones son los de nivel personal, aquellos que protegen a las personas, y que se reparten entre los seguros de salud, los de vida y los de baja laboral: «Da mucha tranquilidad saber que puedes acudir a todo tipo de médicos especialistas y recibir atención sanitaria privada para intervenciones u observaciones de manera rápida, sin esperas y bastante económica también. Los seguros de salud te permiten todo esto a unos precios muy razonables con un servicio tanto dentro como fuera del país».

Por otro lado, este corredor reconoce que los que han sufrido un repunte en la demanda a raíz de la pandemia son los seguros de vida y de decesos, «con los que se ofrece una protección económica para el beneficiario en caso de fallecimiento, especialmente en casos en los que exista algún tipo de deuda pendiente o préstamo bancario y se busca una seguridad económica y tranquilidad para los familiares».

La situación sanitaria, sobre todo durante los meses más duros en cuanto a cifras de contagios, ha provocado también un pico de contrataciones en los seguros de baja o incapacidad laboral y han sido muchas las indemnizaciones que se han pagado por no poder acudir al lugar de trabajo en caso de contagio por COVID-19. «Este tipo de seguros los contratan sobre todo los autónomos, para quienes es indispensable tener este colchón para mantener unos ingresos fijos (se cobra un capital establecido por los días que no se va a trabajar), bien por enfermedad o por accidentes. Desde la llegada de la pandemia hemos tenido muchas consultas interesándose por las condiciones», señala Fernando.

Además, otro de los seguros muy recurrentes en estas fechas próximas a final de año son los Planes de Pensiones o Planes de Previsión Asegurados. «El asegurado podrá ahorrar impuestos, ya que la prima pagada se deduce directamente de los rendimientos de trabajo, pero en 2021 han cambiado los límites a un máximo anual de 2.000 euros. El Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2022 prevé reducir el límite de las aportaciones hasta los 1.500 euros a partir del 1 de enero, perjudicando así seriamente a los ahorradores, ya que conviene recordar que en el año 2020 el tope máximo de las aportaciones era de 8.000 euros. Por tanto, en dos años ha habido una reducción considerable en los límites a aportar y este año es conveniente aportar el límite máximo antes del 31 de diciembre», recuerda.

Subir