Sucesos

Una denuncia del PR+, origen de dos arrestos en el Ayuntamiento de Tricio

El 1 de agosto de 2019, apenas unas semanas después de las elecciones municipales, Tricio fue el escenario de la primera moción de censura en La Rioja. En un pleno cargado de tensión, el alcalde del PR+, Óscar Martínez, fue relevado del cargo (con el apoyo de los concejales de PP y PSOE) en beneficio del independiente Manuel Martínez. Pero en su marcha, el ya exalcalde regionalista prometió que la cosa no iba a quedar así. Y el tiempo le ha dado la razón: la Guardia Civil ha detenido a dos exfuncionarios por malversación en la bautizada como operación ‘Trinito’.

Seis meses después, Martínez se plantaba ante el Palacio de Justicia flanqueado por el presidente de su partido, Rubén Antoñanzas. El motivo, poner en conocimiento de la Fiscalía los resultados de una auditoría que puso en marcha al llegar al Ayuntamiento (relevando al popular Carlos Benito, alcalde de Tricio durante 36 años) y que afloró «una serie de graves irregularidades en la gestión económica del Consistorio».

Sueldos encubiertos, familiares y otros conceptos curiosos

La documentación entregada al fiscal reflejaba que el anterior alcalde del PP habría estado cobrando durante años un sueldo fijo a costa del erario público, «sin derecho a ello», al ser un municipio de menos de mil habitantes y la ausencia de dedicación exclusiva o parcial que tenía. «El cobro se habría enmascarado mediante cobro de dietas y gastos de representación sin justificar, siendo evidente que Carlos Benito percibía una cantidad fija en números redondos cada trimestre, en concreto 1.500 euros. Además, también recibía otras cantidades por asistencia a plenos y supuestos gastos al margen de lo que podríamos denominar ese sueldo fijo».

Rubén Antoñanzas, presidente del Partido Riojano, frente al Palacio de Justicia

En este sentido, según explicaba el Partido Riojano, 2017 habría sido especialmente bueno para Benito, ya que a sus efectos tuvo cinco trimestres en lugar de cuatro. Al menos –tal como consta en los documentos de pago y extractos bancarios- él cobró cinco ‘sueldos’ de 1.500 euros, dos de ellos por el mismo concepto “dietas primer trimestre 2017”, con dos cheques: uno de 9 de enero y otro con fecha 3 de mayo. Posteriormente cobraría también por el segundo, tercer y cuarto trimestre de 2017.

Otra de las pruebas llamativas y determinantes de ese «sueldo» encubierto que habría estado cobrando el que fue alcalde desde 1983 con el Partido Popular se produce tres días después de la celebración de las elecciones municipales, cuando ya se conoce el cambio de Gobierno. Habiendo ya cobrado los 1.500 euros por “dietas del primer trimestre”, da la orden de pago de “dietas del segundo trimestre” cuando es evidente que en mayo todavía no había transcurrido ese periodo que pretendía cobrar, ni él iba a culminarlo porque en junio ya se produciría su relevo en la Alcaldía.

La práctica irregular detectada en el Ayuntamiento de Tricio no habría sido en beneficio en exclusiva del anterior alcalde, sino que habría favorecido también a otros familiares, como es el caso del alguacil municipal, hacia el que también constan pagos en cantidades fijas al margen de su salario como empleado del Ayuntamiento: «Unos pagos totalmente indebidos e injustificados de repostaje de gasolina cuando el Ayuntamiento carece de vehículos propios, por el extraño concepto de `vacaciones´ o directamente bajo el epígrafe de ‘varios’».

La denuncia del Partido Riojano se concretaba en el anterior alcalde y en el alguacil, pero las irregularidades podrían alcanzar a otras personas de su entorno hacia las que se extendieron cheques bajo epígrafes tan curiosos como «ayuda a Pablo con los preparativos de los romanos» o se contrataron servicios «a dedo» a sus empresas.

Como señalaba entonces Rubén Antoñanzas, los hechos que se documentaron ante la Fiscalía podrían constituir un delito continuado de malversación de caudales públicos, así como delitos de prevaricación administrativa: «Para nosotros, las sospechas indican algo muy grave pero en todo caso ahora le corresponde a la Fiscalía investigar y determinar si efectivamente esas conductas constituyeron esos delitos».

Ahora, con dos detenidos por la causa, el caso ‘Trinito’ está en manos de la Justicia.

Colaboración con la Justicia

Ante las actuaciones relacionadas con el caso, el Partido Popular de La Rioja ha emitido un comunicado en el que recalca que las dos detenciones no se corresponden con el exalcalde del municipio (Carlos Benito) ni con el exsecretario interventor del Consistorio, que «no han recibido notificación alguna por parte de ningún juzgado para comparecer».

En este sentido, esta formación política reitera su «respeto por los procedimientos judiciales» y recuerda que «tanto el exalcalde, como el exsecretario municipal, como el propio Ayuntamiento, han colaborado con la justicia y han puesto a su disposición la información requerida».

Las cantidades económicas sobre las que la Fiscalía abrió una investigación a instancias de la denuncia interpuesta por el PR+, en la oposición en el Ayuntamiento de Tricio, «corresponden a partidas consignadas en los Presupuestos Municipales aprobados por el Pleno municipal, fiscalizadas siempre favorablemente por el secretario interventor y aprobadas y ratificadas en la correspondiente liquidación anual, así como en la cuenta general aprobada por el Pleno», concluyen los populares riojanos.

Subir