CARTA AL DIRECTOR

A los papás de Álex: «Una luz os guía, otra os acompaña»

FOTO: Raquel Manzanares (EFE).

Ayer hizo una semana desde que todo se quebró. Por mero automatismo las ciudades recuperan pulso, pero a nadie escapa que la mayor de las tristezas se ha propagado por todas las calles y barrios de Logroño y Lardero.

A los profesores, padres, alumnos y demás miembros de Jesuitas, el cole de Álex, la tragedia nos toca de cerca. Nudos en la garganta, sensación de ahogo, necesidad de rutinas… Son lugares comunes que se reiteran día a día en los aledaños del centro. Desconsuela sobremanera imaginar a sus compañeros de clase, a sus amigos, ¿cómo estarán esos niños?

¿Y qué decir a la familia? La cruda realidad es que nadie puede ponerse en el lugar de los padres de Álex, nadie. La sola hipótesis de personalizar en uno mismo su desolación nos paraliza, es un trayecto mental que no queremos ni tal vez podamos concluir. Esta semana hemos abrazado y besado a nuestros hijos como nunca, especialmente a los más pequeños. A la percepción de que se evaporan sus mejores años se ha añadido el temor cierto de saberlos, de sabernos, frágiles e indefensos.

No conozco a los papás de Alex, ni a su hermanito, pero sufro por ellos, sin mengua, cada día que pasa. Y sé también que quizá no tendré entereza, cuando surja la oportunidad, de expresarles esta amargura que nos viene rompiendo.

Desde estas líneas les deseo, en toda mi medida, que sean capaces de alcanzar la serenidad, la templanza y la valentía necesarias para transitar el camino, que hallen motivos para resistir, para perseverar, incluso para sonreír en esta heroicidad que les toca emprender. Una luz os guía, otra os acompaña. Son de las que nunca se apagan.

Puede que no sea de mucho, pero estamos con vosotros.

*Puedes enviar tu ‘Carta al director’ a través del correo electrónico o al WhatsApp 602262881.

Subir