La Rioja Alimenta

La reina del Iregua y el Cidacos: «Con este fruto la venta está asegurada»

Roberto Miguel, en una de las fincas de ciruelos de la variedad Reina Claudia

Enclaves frescos, sin excesivas temperaturas en verano y donde el cierzo seca allá por donde pasa. Es básicamente el clima de los valles del Iregua y el Cidacos lo que hace de la ciruela Reina Claudia que de ellos se nutre un manjar único para autóctonos, y sobre todo para extranjeros. Es el mercado internacional el principal canal de venta de este fruto riojano que aguanta poco tiempo en los almacenes, a difrenecia de aquellas ciruelas procedentes de otras zonas productoras de España.

«Lo bueno de este fruta es que todo lo que se produce se vende, y además la mayoría no va para la industria, por lo que los precios son más atractivos». En Quel, Roberto Miguel cultiva junto a su hermano unas cuatro hectáreas de ciruelos de esta variedad amparada bajo la marca de calidad Ciruela de Nalda y Quel y este año ya tiene toda la producción recogida, calibrada y vendida apenas dos semanas después de concluir con la cosecha. El canal de venta más común es a comercializadores, aunque son tres las cooperativas (en Nalda, Quel y Rincón de Soto) que compran ciruelas.

«La de este 2021 ha sido una cosecha bastante buena en términos de cantidad, casi tres veces más de lo que sacamos el año pasado”, apunta el agricultor, también presidente de la Asociación Ciruela de Nalda y Quel, mientras recorre una de sus fincas próxima al municipio. En su caso, realizó un aclarado previo para seleccionar y dejar en el árbol los mejores frutos y así alcanzar unos buenos tamaños, “de segunda, de primera y extra”. La calidad, asegura, “está garantizada año tras año si hablamos de la Reina Claudia”.

Desde el 30 de julio hasta mediados de agosto, apurando antes de que azotara con fuerza la ola de calor que colocó a La Rioja por encima de los 40 grados, ha estado Roberto cesto en mano recorriendo los ciruelos familiares heredados para sacar adelante un cosecha más que ha venido retrasada respecto a la anterior. En su caso, la fecha en la que colgaron los calderos el año pasado ha coincidido con la fecha de comienzo de temporada en 2021.

Todavía recuerda la de 2019, cuando el granizo hizo de las suyas y arrasó con gran parte de la produción de Reina Claudia, además de otros frutales. «Fue por fincas. En una las tormentas me dejaron un daño de más del 60 por ciento y en la de al lado apenas se notó», añade mientras palpa algunas de las ciruelas que han quedado colgadas de los árboles porque no cumplían con el tamaño deseado, en el término La Higuerilla en Quel.

Roberto es uno de los productores que consolidan cosecha tras cosecha la riqueza de este producto desde su territorio, creando marca de calidad con sus propias manos. No son muchos los operadores de la Ciruela Reina Claudia en La Rioja, pero resalta que la forma que tienen de trabajar es lo que permite que este frutal se sostenga en el tiempo: “Trabajamos como agricultores independientes con pequeñas superficies, no como empresas como sí ocurre en otras comunidades. Y nuestros clientes no dudan del tipo de producto que les estamos vendiendo. Eso nos beneficia a la hora de competir”.

Además, el estar bajo esta marca de calidad bajo la que se amparan un centenar de hectáreas de ciruelos entre ambos valles (las estadísticas de la Consejería de Agricultura cifras la superficie total en producción en unas 200 en 2020), sin duda, es un punto a favor para mantenerse a flote. ”El reconocimiento está asegurado y, además, contamos con técnicos de campo que nos asesoran y, por ejemplo, varios agricultores nos hemos organizado para hacer la confusión sexual. En mi caso yo tampoco uso insecticidas”, remarca Roberto.

El siguiente camino por recorrer para la Ciruela de Nalda y Quel es su inclusión como Denominación de Origen Protegida, para lo cual ya están en funcionamiento los trámites. «Eso nos convertirá en la única DO de ciruela a nivel europeo, con la consecuente mayor visibilidad exterior y abanico comercial porque Europa no reconoce las marcas de calidad y con nuestra producción se abastece de sobra la demanda nacional».

Subir