La Rioja

¿Relevo al frente de la Escuela de Enfermería? «No ha habido cese»

La integración de la Escuela de Enfermería en la Universidad de La Rioja provocará cambios en su dirección. Al menos de eso se lleva hablando esta semana por los pasillos del centro, todavía dependiente de la Consejería de Salud a través del SERIS, aunque ninguno es todavía oficial. Preguntado por un posible cese de su máximo responsable, Javier Iruzubieta Barragán, el Gobierno ha manifestado que «no se ha cesado a nadie». Así lo ha manifestado la portavoz Sara Alba, quien ha argumentado que este no se ha producido porque «la integación requiere modificar los recursos humanos».

«Esta integración de los recursos humanos ya le corresponden a la Universidad de La Rioja», ha añadido, detallando que esta acogerá a directores y profesores con los requisitos que necesita la docencia universitaria. «Un proceso lógico y normal de integración de lo que ha sido hasta ahora una estupenda escuela universitaria y que seguirá siendo una formación en enfermería en el marco de la universidad».

Alba también ha indicado que la pandemia ha retrasado el proceso, «cuyo objetivo es que culmine en septiembre para que el próximo curso arranque con normalidad y todo integrado en la Universidad de La Rioja». Las declaraciones de la consejera de Salud chocan con las del presidente de la Asociación Enfermería Comunitaria (AEC), José Ramón Martínez Riera, quien ha lanzado duras críticas hacia su departamento.

«Tan solo quienes atesoran mediocridad y hacen gala de la misma toman decisiones exentas del imprescindible conocimiento y de la necesaria y deseada coherencia. Únicamente así se puede comprender, que no entender, la decisión de cesar a un extraordinario docente e investigador, un fantástico gestor, un gran enfermero y una mejor persona», ha señalado.

«Posiblemente estas hayan sido las causas de su cese fulminante por delegación en una clara muestra de cobardía y de falta de decencia política por parte de quien lo ejecuta y no es capaz de dar la cara», ha añadido en su denuncia. «Una nueva y vergonzante muestra de la deriva de la Consejería de Salud de La Rioja, que deja a la Escuela de Enfermería dependiente de la citada Consejería descabezada sin ni tan siquiera esperar a que finalice el curso académico».

Además de la crítica, un mensaje de ánimo para su compañero. «Javier Iruzubieta Barragán puede irse con la cabeza bien alta y con el orgullo de haber dirigido una Escuela de Enfermería adscrita que utilizan como juguete político quienes no tienen mayor capacidad que la de la ocurrencia».

«El tiempo pondrá, sin duda, a cada cual en su sitio. Lamentablemente ese tiempo se hace demasiado largo en situaciones como esta en las que se requeriría gente que tuviese la templanza, el talante, el respeto, la humildad y la generosidad con los que no cuenta quien ampara sus decisiones en el lugar común de la mediocridad que es el dogma del necio», ha reiterado Martínez Riera.

«Gracias, Javier, por todo lo aportado. No te quepa duda que quien realmente merece la pena te lo sabrá agradecer. Y es que, como dijera Séneca, ‘una persona inteligente se repone pronto de un fracaso (en este caso no atribuible a ti). Un mediocre jamás se recupera de un éxito (en este caso no atribuible a ella)'», ha concluido.

Subir